worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Diario de una piloto de drones: disparos en la distancia

WILL PAVIA
El Mundo/YoDona
19/06/2016


Lynn Hill. Foto: BRAD WILSON

El cliente les daba las coordenadas del objetivo. Tenían que seguir un coche o vigilar una casa. Otras veces, hacer saltar algo por los aires con un misil 'Hellfire'. "No tenía ni idea de a quién [o qué] apuntábamos, ni qué era lo que íbamos a destruir", cuenta Lynn Hill, "de repente, explotaba en pedazos". Su función no era hacer preguntas, sino seguir instrucciones y, al acabar su turno, volver a casa. Llegó un punto en el que sintió que no era capaz de continuar así. "No podía apretar más el gatillo", dice. Pero ¿eras tú quien lo apretaba? "Era parte de ello", afirma, "yo hablaba con el cliente".

Hill, de 34 años, es una sargento retirada de la Fuerza Aérea de EEUU que sirvió como analista de inteligencia en el programa de drones 'America's Predator', en una base aérea a las afueras de Las Vegas. 'El cliente' era como llamaban a las unidades militares desplegadas en Irak o Afganistán que demandaban los servicios de los drones. Ella transmitía sus mensajes al resto del equipo. "El cliente me decía que había que disparar y yo repetía: 'Disparad cuando estéis listos'. Así funcionaba".

Cuando un equipo está a punto de apretar el gatillo, "toda la oficina se detiene para mirar", dice. La acción se retransmite por una gran pantalla de plasma. Cuando el misil alcanza su objetivo, lo celebran. "La verdad es que mola ver saltar algo por los aires", confiesa Hill, "después te dices, 'venga, a trabajar otra vez'". Pero ¿en algún momento os preguntabais cuánta gente habría muerto? "No era nuestro trabajo", dice, "lo único que el cliente quería de nosotros era el vídeo".

A veces, el operador de la cámara del dron tenía que quitar 'zoom' porque la explosión era demasiado cegadora. Luego volvía a aumentarlo, esperando captar la llegada de las fuerzas especiales: un helicóptero, hombres que se descuelgan con cuerdas. "Ves el 'Black Hawk' que atraviesa el encuadre y piensas 'qué chulada'", reconoce Hill, "era mucho mejor que en las películas. Conseguían grabarlo todo. Es increíble".

Fui a visitarla a Baltimore, donde nació en 1982. Quiso enrolarse con los Marines pero el representante de la Fuerza Aérea le dijo: "¿Quieres ser marine o prefieres tener calidad de vida? En la Fuerza Aérea nadie comparte habitación; en los Marines, tendrás que compartir el baño con 50 mujeres más".

Sirvió como analista de inteligencia en Dakota del Sur y en Corea. En 2003 la destinaron a la Base Nellis de la Fuerza Aérea en Las Vegas, sede del 15 Regimiento de Reconocimiento, que opera la flota de aviones pilotados en remoto, en constante crecimiento. La primera operación con drones 'Predator' se llevó a cabo en 1995; en 2004 el programa se estaba expandiendo rápidamente, y había ampliado su sede del pequeño edificio de una sola planta a un conjunto de 'containers' de acero.

"Mola ver algo saltar por los aires. Después te dices,'venga, hay que volver al trabajo"

Más tarde, el 15 Escuadrón de Reconocimiento se trasladó a un complejo mayor en la Base Creech de la Fuerza Aérea, a 45 millas al norte de Las Vegas, y continúa creciendo para satisfacer la demanda de ojos, oídos y misiles 'Hellfire' en los cielos sobre Irak, Siria, Afganistán, Pakistán, Yemen, Libia... Desde Nellis operaban seis drones: "Dos en Afganistán y cuatro en Irak", dice Hill. Ella y sus camaradas fueron pioneros. "No creo que ninguno de nosotros supiera realmente lo que hacíamos", comenta, "estábamos cambiando la manera de hacer la guerra".

Los turnos de trabajo eran largos: ocho horas operando un aparato, cuatro de trabajo administrativo. "Podía estar en Irak por la mañana y en Afganistán por la tarde", dice. En Afganistán llevaban a cabo el reconocimiento de zonas en las que los americanos estaban a punto de desplegarse. Irak se veía bastante más complicado. "Horrible", dice Hill. Era finales de 2004. "Acababa de pasar lo de Faluya", la batalla más dura de los Marines desde Vietnam.