worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Demos una mirada fría y seria a lo que estamos enfrentando.

Jueves, 9 de julio
Dennis Loo

Aquellos de nosotros que quieran ver justicia – el procesamiento y convicción de torturadores, la conclusión de las guerras contra Irak, Afganistán y Pakistán, echar atrás el estado de vigilancia y arrancar el olor del fascismo del aire—tenemos que ir contra una bestia.

A pesar que de que la gran mayoría de los estadounidenses expresan sus sentimientos votando, incluido derrotando a Bush en el 2000 y 2004 junto con la elección de Obama en el 2008 en una plataforma de “cambio”, estas guerras contra la gente – aquí y en el exterior-- siguen en marcha.

A pesar de ser un afro americano que ha visto el mundo y defiende la “audacia de la esperanza,” Obama continua amparando a los criminales de guerra de Bush de ser castigados, está extendiendo las guerras contra Afganistán y Pakistán, y está institucionalizando medidas, tales como la negación del derecho a habeas corpus y la detención indefinida de gente por crímenes que ellos podrían cometer, aún después de haber sido absueltos: señales inconfundibles de tiranía.

Según lo divulgado por el periódico Wall Street Journal el 8 de julio de 2009

http://online.wsj.com/article/ SB124699680303307309.html?mod=googlenews_wsj

“La administración de Obama dijo el martes que puede continuar encarcelando indefinidamente a los que no son ciudadanos no estadounidenses inclusive si la comisión militar de E.U. los absolvió de acusaciones de terrorismo.

“Jeh Johnson, principal abogado del Departamento de Defensa, dijo al comité de las fuerzas armadas del Senado que liberar a un detenido que se ha enjuiciado y encontrado no culpable, es una decisión política que los funcionarios harán de acuerdo a sus cálculos de si el preso represente una amenaza en el futuro.

“Como la administración de Bush, la administración de Obama sostiene que la base jurídica para la detención indefinida de extranjeros que se consideran peligrosos es aparte de los procesos por crímenes de guerra. Los funcionarios dicen que las leyes de guerra permiten la detención indefinida para prevenir que los extranjeros cometan actos de guerra en el futuro, mientras que el procesamiento de la comisión militar busca castigarlos por crímenes de guerra cometidos en el pasado.

“El Sr. Johnson dijo que tales presos detenidos sin juicio recibirán ‘alguna forma de revisión periódica’ que podría conducir a su liberación”.

¡¡Ese es un cambio en el que podemos creer!!

El Congreso, bajo el mando de los demócratas desde el 2006, continúa financiando estas guerras inmorales, continúa aceptando las atroces políticas de la Casa Blanca o, todavía peor, impulsa políticas peores, y rehúsa hacer lo correcto.

¿Qué se debe hacer frente a esos continuos acontecimientos indignantes?

Se dice que continuar haciendo lo mismo cuando no funcionó antes es una insensatez. Sin embargo hay aquellos que nos aconsejan a hacer precisamente eso, incluidos los que están de corazón y cuerpo por nuestro lado.

David Swanson, quien con su incansable trabajo en contra de estas atrocidades ha sido y continua siendo indispensable, ha escrito dos nuevos ensayos que nos exhorta a enfocar los esfuerzos del movimiento en la Cámara de Representantes.

David escribe:

“Si la Cámara de Representantes rehúsa financiar las guerras, el Senado puede votar por $100 cuatrillones, y no se podrá gasta un centavo de ello. El presidente puede gritar por sangre (o sugerir gentilmente que se lancen bombardeos humanitarios) pero no podrá enviar ni un avión teledirigido. Solo se requiere la negativa de una cámara para hacer estancar un proyecto de ley. Un puñado de personas hábiles y determinadas puede influenciar a menudo en el voto de un miembro de la Cámara [de Representantes]. Esos representantes se eligen cada dos años. Siempre están preocupados acerca de las elecciones. También están muy interesados en su imagen en los medios locales, y es muy fácil generar noticias positivas o negativas en esos medios. Ellos son comprados por los donantes corporativos, pero no tan completamente como lo es el presidente”.

Con todo respeto estoy en desacuerdo con David.

Ahora mismo, hay asesinos que vagan por el país, matando a proveedores del aborto, los justifican líderes fascistas cristianos, quienes en su momento son tratados  por funcionarios públicos y medios de comunicación como “respetables”

Ahora mismo, los autores de la tortura, con las manos manchadas de sangre, vagan por el país, libres de enseñar a estudiantes de leyes qué es la “ley”, de dictar fallos como juez de la corte de apelaciones, salir en televisión defendiendo la tortura, dar discursos pagados, y generalmente ocupar la tierra de los vivientes como si fueran zombis que comen la carne humana y declaran qué sabrosa es.

¿Cómo es que la tortura y el asesinato se hayan convertido en algo respetable?

El Departamento de Defensa ha estado enseñando a todos sus empleados que “protestar” equivale al “terrorismo de bajo nivel”, hasta el mes pasado, cuando un articulo que escribí en Manual de entrenamiento del Departamento de Defensa: Las protestas son un "terrorismo de bajo nivel" ayudó a conseguir que retrocedieran.

¿Cómo fue que la protesta y el disentimiento se llegaran a criminalizar como terrorismo?

Cuando al principio la Cámara de Representantes no aprobó el rescate financiera de $700 billones, el secretario [del Tesoro] Henry Paulsen amenazó con declarar la ley marcial.

¿Cómo es que votar sobre una propuesta de ley financiera, basándose en sus méritos, llegue a ser completamente imposible?

¿Qué nos revela todo eso sobre los tiempos en que estamos viviendo?

¿Inclusive si tuviéramos más representantes anti-guerra en el Congreso, como David recomienda, incluso si consiguiéramos que más representantes voten de acuerdo a los deseos de sus constituyentes, por qué respetarían lo que quiera la gente si la Casa Blanca, los líderes del partido, y los medios de comunicación les dicen que la “guerra contra el terror” justifica las acciones más atroces?

¿Que nos dice una y otra vez la experiencia de los últimos años?

Las elecciones no determinan la política oficial.

Los demócratas y los republicanos se alimentan del mismo morral.

¿Qué nos dice la historia? Como Howard Zinn nos dice incansablemente, las cosas realmente buenas de nuestra sociedad siempre han venido solamente como resultado de los movimientos masivos, no de salvadores condescendientes ni de “certámenes” electorales.

La acción popular, sea mediante los actos valerosos y resueltos de individuos o las manifestaciones masivas, representa la toma del escenario político de la GENTE como una fuerza política independiente.

La audiencia principal para esas acciones políticas populares es el resto de la población, el 70% que David describe con precisión como gente que está de acuerdo con nosotros pero que generalmente no hace nada. Esas acciones son un toque de clarín, por una parte, para activar de maneras pequeñas y grandes a los demás que no son políticamente activos. Son una llamada para que esa gente llegue a informarse más sobre lo que está sucediendo. Son una llamada para provocar su conciencia y hacer que actúe según dicte su conciencia.

Son también, por la otra parte, una declaración a los funcionarios, a los medios, y a los que no sean funcionarios pero son parte del pequeño grupo de personas que está en control y realmente hace la política: no permitiremos que sigan haciendo todo eso como lo han hecho hasta ahora. Estamos mirando. No estamos guardando silencio. No nos están engañando. Somos una fuerza con la cual tendrán que vérselas, y no les pediremos ni les suplicaremos ni les rogaremos nada. No seguiremos sus “canales establecidos” que son simplemente desvíos y trampas para hacernos descarrilar. No nos embauca la idea de que “la política como de costumbre” puede conducir a una ruptura dramática de las políticas monstruosas de las cuales ustedes los “líderes” han sido responsables.

Somos la GENTE y estamos resuelta e indignada.

Ese 70%, del cual David habla, ha creído que estaba haciendo lo que se debía hacer y se podía hacer al votar. Pero la votación obviamente no lo ha hecho, ni lo hará.

El poder político se ejerce con dos medios: la persuasión y la coerción. Todos los gobiernos utilizan esos dos medios para gobernar. Los que ejercen el poder no pueden continuar haciendo lo mismo si una cantidad suficiente de personas considera esas acciones como ilegítimas. Lograr deslegitimar sus acciones tiene que ser la meta de cualquier acción política real.

No debemos legitimar más lo que cada día se demuestra al mundo ser completamente ilegítimo. Las elecciones no son un ejercicio legítimo de poder político, ni son un uso significativo ni eficaz de poder político de parte de la gente. No funcionan, igual como la votación de los miembros del Congreso no refleja en realidad un ejercicio del poder político en el Congreso. Ni siquiera los miembros del Congreso deciden las cosas mediante el voto. La dirección del partido en el Congreso y la Casa Blanca toman las decisiones verdaderas. La votación en las sesiones plenarias es fundamentalmente un acto secundario.

El Congreso no va a cumplir con la voluntad de la gente, ni siquiera si cabildeamos con un poco más esfuerzo o si elegimos a nuevos representantes a la Cámara de Representantes. Solo la gente puede hacer cumplir su voluntad, y eso solamente si una cantidad suficiente de gente cuestione abiertamente la mera legitimidad del Congreso y de la Casa Blanca. Entonces, y solo entonces, la población tendrá una oportunidad de ver realizados sus deseos y hecha la justicia finalmente. No podemos lograr eso reforzando la legitimidad de las mismas instituciones que nos han traído a esta terrible coyuntura.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net