worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

¿De qué sirve la constitución de Estados Unidos si la Bahía de Guantánamo aún existe?

A nivel humano, es un lugar de miseria y desesperación. Y en un nivel legal, es un monumento a la muerte del Estado de Derecho.

Eric Lewis
The Independent
13 de noviembre de 2018

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar

A group of detainees kneel during an early morning prayer

Un grupo de detenidos se arrodillan durante la oración de madrugada. ( John Moor/Ghetty Images )

El oficial a cargo de los detenidos en Guantánamo, el Contralmirante John Ring, dijo a los periodistas que visitaban a principios de mes, “Dos de ellos tuvieron oportunidad de subirse a un avión y decidieron no irse. Entonces ¿qué tan malo podría estar aquí?”

Tal vez en la era de Trump, nos hemos habituado a ese doble discurso Orwelliano. Pero no debemos aceptar que hay hombres que están por cumplir dos décadas en cautiverio sin ni siquiera haber sido acusados con algo. Ni debemos aceptar la narrativa de que Guantánamo es como la prisión de Potemkin, un alojamiento de lujo donde los detenidos son tratados tan bien que están felices de quedarse.

¿Qué tan mal podrá estar Guantánamo? Muy mal, para los hombres y para el Estado de Derecho.

En medio del circo de tres pistas que son los Estados Unidos de Trump, Guantánamo ha sido en gran parte olvidado como tanto una tragedia humana como un debacle constitucional. Cuarenta hombres permanecen ahí. Nueve han sido acusados y treinta y uno nunca han sido acusados de ningún delito y nunca lo serán. La liberación de cinco de eso treinta y uno ha sido aprobada. Tres de estos hombres tenían países listos para recibirlos; uno ya había empacado y estaba equipado para viajar. Entonces el Presidente Trump asumió el cargo.

La broma cruel del almirante Ring sobre los hombres que no quieren irse, pone en evidencia la falsedad sobre lo que está pasando en Guantánamo. El Presidente Trump actuó rápido después de su inauguración para abolir la oficina para repatriar a los detenidos en Guantánamo. Bajo el Presidente Obama, había un enviado especial que tenía el trabajo de repatriar o encontrar países terceros que aceptaran a los detenidos y de garantizar su seguridad y la seguridad de otros. Cien hombres fueron repatriados y reubicados. En el 2011, Obama fundó la Comisión de Revisión Periódica (Periodic Review Board) conformada por altos funcionarios de seis agencias federales quienes condujeron audiencias enfocadas en los planes para el futuro de los detenidos y trataron de determinar el riesgo que presentaban en el futuro. La PRB (por sus siglas en inglés) era requerida para hacer una recomendación unánime y esas recomendaciones eran remitidas a los directores de la agencia para llevarse a cabo. La libertad de treinta y ocho de los 72 hombres evaluados bajo el proceso de la PRB durante la era de Obama resultó autorizada.

En la administración de Trump, tratar de reasentar a los cinco detenidos liberados no es tarea de nadie. Y las reuniones de la PRB en la era de Trump, han dado como resultado que no se haya autorizado la liberación de ninguno de los nuevos detenidos. La administración de Trump ha realizado doce evaluaciones completas, nueve de las cuales resultaron negadas y las otras tres simplemente no se decidieron debido a que se vencieron. El enfoque de la PRB ha pasado de evaluar si, después de todos estos años, un detenido presenta un riesgo en el futuro, a presionar admisiones que pueden ser usadas en contra del detenido si es que el detenido después trata de impugnar su detención en un procedimiento judicial. Si admites tu delito, eres peligroso y lo has admitido. Si no lo haces, careces de remordimiento y sinceridad y no debes ser liberado. Cara, nosotros ganamos; cruz, tu pierdes.

No es sorpresa que estos treinta y un hombres, de los cuales muchos han estado encarcelados desde finales del 2001 o 2002 no ven razón alguna para cooperar. No van a ser liberados ni van a ser repatriados. Solo cosas malas pueden pasar en estos procedimientos. Y acercándose a su decimoctavo año sin ser acusados, sin esperanza de ser liberados y sin ningún plan para que algo de esto suceda, algunos de los hombres sufren, como es de esperarse, graves enfermedades mentales. Algunos se sienten impotentes; algunos simplemente se niegan a cooperar; y algunos son incapaces de participar en cualquier interacción. Algunos llevan años en huelgas de hambre para protestar por su encierro; se les alimenta forzosamente con tubos entéricos por la nariz hasta la garganta y estómago, dos o tres veces al día.

Los $11 millones de dólares por prisionero que los Estados Unidos gastan en cada detenido no se destinan a comidas gourmet, o a programas educativos o alojamiento de lujo. Se gastan en crear un ambiente de máxima seguridad. Los prisioneros son encadenados de manos y pies cuando son movidos. Son encadenados al piso cuando se reúnen con sus abogados. El recinto está plagado de soldados, equipos de vigilancia y vehículos blindados. Hay múltiples perímetros de alambre de púas, más allá de los cuales se encuentran las aguas infestadas de tiburones del sur de Cuba. Para estar seguros, el gobierno acaba de instalar una celda acolchada en el complejo médico y una nueva instalación recreativa para los prisioneros “súper obedientes” donde pueden hacer proyectos de arte, aunque las autoridades de Guantánamo acaban de cambiar las reglas para prohibir que cualquier obra de arte salga de la prisión después de que la organización de beneficencia que presido organizó una exposición del arte de los detenidos.

Entonces, ¿qué tan mal puede estar? A nivel humano, es un lugar de miseria y desesperación. Y a mayor nivel, es un monumento a la muerte del Estado de Derecho. Es aquí que por primera vez en la historia, tenemos “prisioneros por siempre”, hombres que han sido encarcelados sin cargos, a menudo sin siquiera pruebas creíbles, y posiblemente dejados a morir ahí. Es aquí donde ser un Musulmán extranjero en el lugar incorrecto a la hora incorrecta, resulta en una sentencia de por vida. El juez Kennedy, al encontrar que los detenidos en Guantánamo tienen derecho a impugnar su detención, escribió: “Las leyes y la constitución están diseñadas para sobrevivir, y permanecer en vigor en tiempos extraordinarios. La Libertad y la seguridad se pueden reconciliar, y en nuestro sistema se reconcilian bajo el marco de la ley.” Esa decisión fue escrita hace más de diez años. La Suprema Corte no ha escuchado un caso de Guantánamo desde entonces. Y cuarenta hombres permanecen en la oscuridad legal, tal vez por siempre. Así de mal puede estar.

Eric Lewis es presidente de Reprive US, una organización de beneficencia que aboga en contra la pena de muerte y las detenciones indefinidas y ha representado a detenidos de Guantánamo durante más de quince años. Él también es director de Independent Digital News Media, que publica The Independent. Las opiniones reflejadas son las suyas.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net