worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Doce maneras en las que la invasión estadounidense de Irak continúa siendo una infamia en vida

Medea Benjamin, Nicolas J.S. Davies | marzo 18, 2020

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 4 de abril de 2020

Las consecuencias más serias de la desastrosa invasión y ocupación de Irak confirman lo que millones de personas alrededor del mundo advirtieron hace diecisiete años.

whadidyoulearn-chelala 0

Mientras el mundo es consumido con la terrible pandemia del coronavirus, el 19 de marzo la administración de Trump marcará el aniversario número diecisiete de la invasión estadounidense en Irak reavivando el conflicto ahí. Después de que una milicia iraní supuestamente atacara una base militar estadounidense cerca de Bagdad el pasado 11 de marzo, el ejército militar estadounidense llevó a cabo ataques en contra de cinco fábricas de armas de la milicia y anunció que enviaría dos aviones a la región, así como nuevos sistemas de misiles Patriot y cientos de mas tropas para operarlos. Esto contradice el voto de enero del parlamento iraquí que hizo un llamado a las fuerzas estadounidenses a abandonar el país. También va en contra del sentir de la mayoría de los estadounidenses que piensan que la guerra de Irak no valió la pena y en contra de la promesa de campaña de Donald Trump de terminar las guerras sin fin.

Hace 17 años, las fuerzas armadas de Estados Unidos atacaron e invadieron Irak con la fuerza de 460,000 tropas de todos los servicios armados, apoyados por 46,000 tropas británicas, 2,000 australianas, cientos de Polonia, España, Portugal y Dinamarca. Los bombardeos aéreos de “shock y pavor” lanzaron 29,200 bombas y misiles sobre Irak en las primeras cinco semanas de guerra.

La invasión estadounidense fue un crimen de agresión bajo la ley internacional y fue activamente opuesta por gente y países alrededor del mundo, incluidas las 30 millones de personas que tomaron las calles en 60 países el 15 de febrero del 2003 para expresar su horror acerca de que esto realmente estuviera pasando en pleno siglo XXI. El historiador americano Arthur Schlesinger Jr. que escribía los discursos para el ex presidente John F. Kennedy comparó la invasión de Irak al ataque preventivo japonés en Pearl Harbor en 1941 y escribió “Nosotros, somos los estadounidenses los que vivimos en infamia”.

Diecisiete años después, las consecuencias de la invasión cumplido con los miedos de todos los que nos opusimos. Las guerras y hostilidades braman en la región y las divisiones sobre guerra y paz en los países del Occidente como Estados Unidos retan nuestro punto de vista altamente selectivo como sociedades avanzadas y civilizadas. Aquí las doce consecuencias más serias de la guerra de Estados Unidos en Irak:

1. Millones de iraquíes asesinados y heridos

Los estimados de la cantidad de gente asesinada en la invasión y ocupación de Irak varían ampliamente, pero las cifras más conservadoras basadas en reportes fragmentados del mínimo de muertes confirmadas son de cientos de miles. Estudios científicos serios estiman que 665,000 iraquíes murieron en los primeros tres años de guerra y alrededor de un millón para septiembre del 2007. La violencia en aumento continuó en el 2008 y el conflicto esporádico continuó del 2009 al 2014. Después, en la nueva campaña contra el Estado Islámico, Estados Unidos y sus aliados atacaron las ciudades más importantes en Irak y Siria con más de 118,000 bombas, los bombardeos artilleros más fuertes desde la Guerra de Vietnam. Redujeron a escombros la mayor parte de Mosul y otras ciudades iraquíes y el reporte preliminar de la inteligencia kurda iraquí arrojó que más de 40,000 civiles, solo en Masul, fueron asesinados. No existen estudios comprensivos de mortandad para esta última etapa mortal de la guerra. Además de todas las vidas perdidas, más gente ha sido herida. La Organización Central de Estadísticas del gobierno de Irak dice que son 2 millones de iraquíes los que quedaron discapacitados.

2. Millones más de iraquíes desplazados

Para el 2007, el Alto Comisionado para Refugiados de las Naciones Unidas (UNHCR por sus siglas en inglés) reportó que casi dos millones de iraquíes habían huido de la violencia y el caos de su país ocupado, la mayoría a Jordania y Siria, mientras que 1.7 millones más fueron desplazados dentro del territorio. La guerra estadounidense al Estado Islámico se basó más en bombardeo y ataque artillero, destruyendo todavía más hogares y desplazando una cifra sorprendente de 6 millones de ciudadanos entre el 2014 y el 2017. Según el UNHCR, 4.35 millones de personas han regresado a sus casas con la disminución de la guerra contra el Estado Islámico, pero muchos se enfrentan a “propiedades destruidas, dañadas o inexistentes y la falta de oportunidades para vivir y de recursos económicos, que, a veces, llevó a un segundo desplazamiento”. Los niños iraquíes desplazados internamente representan “una generación traumatizada por la violencia, arrancada de educación y oportunidades”, según la enviada especial de la ONU Cecilia Jiménez-Damarv.

3. Miles de tropas americanas, británicas y extranjeras asesinadas y heridas

Mientras que el ejército estadounidense hace menos las bajas iraquíes, rastrea y publica con precisión las suyas. Para febrero del 2020, 4,576 tropas estadounidenses y 181 británicas han sido asesinadas en Irak, así como 142 extranjeras. Más del 93% de tropas extranjeras asesinadas en Irak han sido americanas. En Afganistán, en donde Estados Unidos ha tenido más apoyo de la OTAN y otros aliados, solo el 68% de las tropas de ocupación asesinadas han sido americanas. El mayor precio que han pagado los americanos por la naturaleza unilateral e ilegal de la invasión es la baja de soldados. Para cuando se retiraron temporalmente de Irak en el 2011, 32,200 soldados estadounidenses habían sido heridos. Mientras que los Estados Unidos intentaron privatizar la ocupación, por lo menos 917 contratistas civiles y mercenarios habían sido asesinados y 10,569 heridos en Irak, pero no todos eran estadounidenses.

4. Incluso más veteranos han cometido suicidio

Más de 20 veteranos estadounidenses se suicidan diario, siendo más muertes cada año que la del ejército en Irak. Esos con las cifras más altas de suicidios son los veteranos jóvenes expuestos a combate, con cifras de “4-10 más altas que los civiles”. ¿Por qué? Mattew Hoh de Veteranos por la Paz explica que a muchos de los veteranos “luchan para reintegrarse a la sociedad” les avergüenza pedir ayuda y están atormentados por lo que vieron e hicieron en el ejército, están entrenados para usar armas y cargan con heridas físicas y mentales que hacen sus vidas complicadas.

5. Trillones de dólares desperdiciados

El 16 de marzo del 2003, días antes de la invasión, el vicepresidente Dick Cheney proyectó que la guerra costaría cerca de $100 billones y que Estados Unidos estaría involucrado por lo menos dos años. Diecisiete años después, los costos siguen acumulándose. La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO por sus cifras en inglés) estimó un costo de $2.4 trillones por las guerras en Irak y Afganistán en el 2007. El economista Joseph Stiglitz, ganador del premio Nobel y Linda Bilmes de la Universidad de Harvard, estimaron que el costo de la guerra en Irak fue más de $3 trillones “basado en asunciones conservadoras” en el 2008. El gobierno británico gastó por lo menos 9 billones de libras en costos directos hasta el 2010. En lo que Estados Unidos no gastó dinero, contrario a lo que muchos americanos creen, es en la reconstrucción de Irak, el país que destruyeron con la guerra.

6. El gobierno disfuncional y corrupto de Irak

La mayoría de los hombres (ninguna mujer) que gobiernan Irak hoy en día son exiliados que llegaron a Bagdad en el 2003 en los pasos de las fuerzas estadounidenses y británicas invasoras. Irak finalmente está exportando nuevamente 3.8 millones de barriles de petróleo cada día, ganando $80 billones al año en exportación de crudo, pero poco de este dinero es utilizado para reconstruir las casas dañadas o destruidas, para generar empleos, para el sector salud o de educación para los iraquíes. Solo el 36% tiene trabajo. Los jóvenes han tomado las calles para exigir el fin de la corrupción del régimen post 2003 y de la influencia estadounidense e iraní sobre las políticas locales. Más de 600 protestantes fueron asesinados por el gobierno, pero las protestas forzaron a que el Primer Ministro Adel Abdul Mahdi renunciara. Otro exiliado, Mohammed Tawfiq Allawi, primo del ex primer ministro interino designado por Estados Unidos, Ayad Allawi, fue elegido para sustituirlo pero renunció a las pocas semanas después de que la Asamblea Nacional fracasara en aprobar sus elecciones de gabinete. El movimiento de protesta popular celebró la renuncia de Allawi y Abdul Mahdi aceptó seguir siendo Primer Ministro, pero únicamente como “cuidador” para realizar funciones esenciales hasta que haya nuevas elecciones. Pidió que se celebraran elecciones en diciembre. Hasta entonces, Irak permanece en un limbo político, todavía con la ocupación de alrededor de 5,000 soldados estadounidenses.

7. La guerra ilegal en Irak ha reducido la norma de la ley internacional

Cuando Estados Unidos invadió Irak sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, la primera víctima fue el Estatuto de las Naciones Unidas, la base de paz y ley internacional desde la Segunda Guerra Mundial que prohíbe la amenaza o el uso de fuerza por parte de un país contra otro. La ley internacional solo permite acción militar como una necesidad y medio para defenderse contra un ataque o amenaza inminente. La doctrina de Bush ilegal de ataque del 2002 de fue universalmente rechazada porque iba más allá de este principio limitado y reclamó un derecho excepcional estadounidense de uno unilateral de fuerza militar para “reducir amenazas emergentes”, socavando la autoridad del Consejo de Seguridad de la ONU para decidir si una amenaza específica requería respuesta militar o no. El entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo que la invasión de Irak era ilegal y que llevaría a un rompimiento del orden internacional y eso fue exactamente lo que sucedió. Cuando Estados Unidos pisoteó el Estatuto de la ONU, otros fueron obligados a seguirlos. El día de hoy vemos a Turquía y a Israel seguir sus pasos atacando e invadiendo Siria como si no fuera un país soberano, usando a su gente como peones para sus juegos políticos.

8. Las mentiras de la guerra contra Irak corrompió la democracia estadounidense

La segunda víctima de la invasión fue la democracia estadounidense. El congreso votó por una guerra basada en el llamado “resumen” del Estimado Nacional de Inteligencia (NIE por sus siglas en inglés) que no era nada parecido a. El Washington Post reportó que solo seis de cien senadores y algunos pocos miembros de la Casa habían leído el resumen del NIE. El “resumen” de 25 páginas, sobre el cual otros miembros del congreso basaron sus votos, era un documento que se elaboró meses antes “para convencer al público de la guerra”, confesó más adelante a PBS Frontline uno de sus autores, Paul Pillar de la CIA. Contenía alegaciones sobresalientes que no estaban contenidas en el verdadero NIE, como que la CIA sabía de 550 sitios en donde Irak guardaba armas químicas y biológicas. El secretario de Estado, Colin Powell repitió muchas de estas mentiras en su vergonzoso discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU en febrero del 2003, mientras Bush y Cheney las usaban en sus discursos más importantes, incluido el del Estado de la Unión en el 2003. ¿Cómo es posible la democracia, el fallo de la gente, si las personas que elegimos para representarnos en el congreso pueden ser manipuladas para votar por una guerra catastrófica con esa red de mentiras?

9. La Impunidad por los crímenes de guerra sistemáticos

Otra víctima más de la invasión fue la presunción de que los presidentes y la política de Estados Unidos están sujetos al cumplimiento de la ley. Diecisiete años después, la mayoría de los americanos asumen que el presidente puede conducir una guerra y asesinar líderes extranjeros y sospechosos de terrorismo a su antojo sin ningún tipo de consecuencias, como lo haría un dictador. Cuando el presidente Obama dijo que quería mirar hacia el futuro y no hacia el pasado y no hizo responsable a nadie del gobierno de Bush por sus crímenes, fue como si dejaran de ser crímenes y se normalizaran como política estadounidense. Eso incluyó crímenes de agresión contra otros países, el asesinato masivo de civiles con ataques aéreos y drones y la vigilancia sin restricciones de llamadas, correos electrónicos, búsquedas y opiniones de cada americano. Pero estos crímenes y violaciones de la Constitución de los Estados Unidos y el rechazo a responsabilizar a quienes cometieron esos crímenes han hecho más fácil que se repitan.

10. La destrucción del medio ambiente

Durante la primera Guerra del Golfo, Estados Unidos disparó 340 toneladas de explosivos fabricados con uranio empobrecido, que envenenó la tierra y el agua disparando los niveles de cáncer. En las décadas que le siguieron al “ecocidio”, Irak ha sido plagado por incendios de docenas de pozos, la contaminación del fuentes de agua con residuos de petróleo, aguas residuales y químicos; millones de toneladas de ruinas de las ciudades y pueblos destruidos y la quemazón de grandes volúmenes de desperdicio militar en pozos al aire abierto durante la guerra. La contaminación provocada por la guerra está ligada a los altos índices de defectos de nacimiento, nacimientos prematuros, abortos y cáncer (incluida la leucemia) en Irak. La contaminación también afectó a los soldados estadounidenses. “Más de 85,000 veteranos han sido diagnosticados con problemas respiratorios, cáncer, enfermedades neurológicas, depresión y enfisema desde que regresaron de Irak” reporta el Guardian. Algunas partes de Irak jamás se repondrán a la devastación ambiental.

11. La política estadounidense de “divide y vencarás” en Irak generó estragos en la región

En el Irak secular del siglo XX, la minoría sunní era más poderosa que la mayoría chiita, pero por más parte, los diferentes grupos étnicos vivieron juntos en barrios mixtos e incluso se casaron entre ellos. Amigos con padres sunnís-chiitas nos cuentan que antes de la invasión ellos ni siquiera sabían quién de ellos era sunní o chiita. Después de la invasión, Estados Unidos empoderó a una nueva clase chiita encabezada por ex exiliados aliados con ellos y con Irán, así como a los kurdos en su región norte semi autónoma. El balance pendiente de poder y deliberada política de “divide y reina” llevaron a oleadas de terrible violencia sectaria, incluida la depuración de comunidades étnicas por parte de grupos de escuadrones de la muerte del ministro de interior bajo el comando estadounidense. Las divisiones sectarias de Estados Unidos desencadenaron el resurgimiento de Al-Qaeda y el surgimiento de ISIS, que desató el caos en toda la región.

12. La nueva Guerra Fría entre los Estados Unidos y el mundo multilateral emergente

Cuando el ex presiente Bush declaró su “doctrina de prevención” en el 2002, el senador Edward Kennedy la nombró “un llamado para el imperialismo estadounidense del S. XXI que ninguna otra nación puede o debería aceptar”, pero el mundo hasta ahora ha fracasado en persuadir a los Estados Unidos a cambiar su curso o a unirse en oposición diplomática a su militarismo e imperialismo. Francia y Alemania brevemente lo hicieron con Rusia y el Global South para oponerse a la invasión de Irak en el Consejo de Seguridad de la ONU en el 2003. Pero cuando los gobiernos occidentales acogieron el encanto superficial de la ofensiva de Obama como cubierta para reforzar sus lazos tradicionales con los Estados Unidos, China estaba ocupada expandiendo su desarrollo económico pacífico y su rol como centro económico en Asia, mientras que Rusia estaba reconstruyendo su economía del caos neoliberal y pobreza de los años 90. Ninguno de estos países estaba listo para retar activamente la agresión estadounidense hasta que la OTAN, los Estados Unidos y los aliados monarquistas árabes lanzaron sus guerras proxys en contra de Libia y Siria en el 2011. Después de la caída de Libia, Rusia pareciera que decidió que debería enfrentar el régimen de cambio estadounidense y sus operaciones o ser víctima del mismo.

Los lazos económicos han cambiado, un mundo multipolar está emergiendo y el mundo espera en contra de la esperanza de que los americanos y sus nuevos líderes actúen para reinar en este imperialismo económico del S. XXI antes de que conlleve a una guerra más catastrófica de Estados Unidos contra Irán, Rusia o China. Como americanos, debemos esperar que la fe del mundo en la posibilidad de que podamos traer, democráticamente, sanidad y paz a la política estadounidense sin que sea mal aplicada. Un buen lugar para empezar es unirse al llamado del parlamento iraquí a la salida de las tropas de su país.

Dale clic aquí para leer la publicación original en commondreams.org


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net