worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

¿Debería desacatarse la orden de un ataque nuclear?

Marjorie Cohn
Truthout
9 de diciembre de 2017

Traducción de Facundo Alonso Álvarez

El 19 de noviembre, John Hyten (general de la Fuerza Aérea Estadounidense y comandante del Comando Estratégico de EEUU), declaró que se negaría a acatar una disposición presidencial que ordenara un ataque nuclear. “Si uno obedece una orden ilegal, va a la cárcel”, explicó el general durante el Halifax International Security Forum [Foro Internacional de Seguridad de Halifax] en Nueva Escocia. “Podrías pasar el resto de tu vida en la cárcel”.

El general Hyten está en lo cierto. Quienes prestan servicio en las fuerzas armadas tienen la obligación legal de acatar órdenes dentro de la ley, pero a su vez tienen el deber de desacatar estas órdenes si son ilegales. Ordenar el uso de armas nucleares —con la posible excepción de que sea por defensa propia en una situación extrema en la que la supervivencia del país esté en riesgo— sería una orden ilegal.

Hay razones para creer que Donald Trump podría ordenar un ataque nuclear contra Corea del Norte, ya que ha dejado en evidencia su predisposición a usar armas nucleares. A principios de 2016, durante una reunión, increpó en tres ocasiones a un consejero de políticas exteriores acerca de este tipo de armamento, para luego preguntar “Si las tenemos ¿por qué no usarlas?”. Durante un debate presidencial ante el Partido Republicano, declaró: “Con estas armas, el poder y la devastación son muy importantes para mí”.

Al aumentar la tensión con el presidente norcoreano Kim Jong-un, Trump expresó en Twitter que el Secretario de Estado, Rex Tillerson, “perdía su tiempo” al buscar la diplomacia con el país asiático. Trump amenazó con “destruir por completo” a Corea del Norte. A principios de este mes, durante su visita a Corea del Sur, distinguió su gobierno de los anteriores, que se abstenían de usar armas nucleares contra Corea del Norte. “Esta administración es muy diferente de las que tuvo Estados Unidos anteriormente”, declaró. “No nos subestimen. No nos pongan a prueba”.

En abril, “varios oficiales de inteligencia de alto rango” declararon ante NBC News que el gobierno estaba “preparado para lanzar un golpe preventivo” en caso de sospechar que Corea del Norte fuera a llevar a cabo pruebas nucleares. Estos ataques preventivos van en contra de la Carta de las Naciones Unidas, que prohíbe el uso de fuerza militar excepto en defensa propia o con permiso del Consejo de Seguridad de la ONU.

Acatar órdenes legales y desacatar las ilegales

El Código Uniforme de Justicia Militar (por sus iniciales en inglés, UCMJ) requiere que todo el personal militar obedezca las órdenes dentro de la ley. El artículo 92 del UCMJ establece que “una orden o regulación es legal a menos que vaya en contra de la Constitución y las leyes de Estados Unidos”. A su vez, tanto los principios de Nuremberg como el Manual de Campo del Ejército imponen el deber de no acatar órdenes ilegales.

El Artículo II de la Constitución Estadounidense declara: “El Presidente será comandante en jefe del Ejército y la Marina de los Estados Unidos y de la Reserva Militar de los diversos Estados, cuando se la llame al servicio activo de los Estados Unidos”. Sin embargo, el Artículo 1 especifica que sólo el Congreso tiene el poder para declarar la guerra. Al complementarse, los artículos indican que el presidente dirige las fuerzas armadas si antes el Congreso autoriza una guerra.

El presidente sólo puede usar la fuerza militar en defensa propia o para anticiparse a un ataque inminente. Según el bien consolidado Caso Caroline, debe existir una “necesidad de defensa propia abrumadora e instantánea, que no deje otra opción ni de tiempo a deliberaciones”. Ningún presidente tiene la autoridad legítima de iniciar un ataque nuclear sin motivos.

En “Legality of the Threat or Use of Nuclear Weapons” [Legalidad de las Amenazas o el Uso de Armas Nucleares], la Corte de Justicia Internacional (por sus siglas en inglés, ICJ) determinó en 1996 que “por regla general, las amenazas o el uso de armamento nuclear iría contra las leyes internacionales aplicables en conflictos armados, y aún más contra los principios del derecho humanitario”.

La ICJ se explaya: “Sin embargo, la Corte no puede precisar si las amenazas o el uso de estas armas sería legal o ilegal en una circunstancia extrema de defensa propia, en la que el destino de un país estuviera en peligro”. Esto significa que, si bien el uso de armas nucleares en defensa propia podría ser legal, un primer ataque injustificado no lo sería”.

El Artículo 509 del Manual de Campo 27-10, a la par de uno de los principios de Nuremberg, indica que el hecho de “estar siguiendo órdenes superiores” no es defensa ante la ejecución de crímenes de guerra, a menos que el acusado “no haya sabido y no hubiera manera razonable de que pudiese saber que lo que se le ordenó era ilegal”.

La sección 499 del Manual de Campo del Ejército afirma que “toda violación a las leyes de guerra es un crimen de guerra”. La mayoría de dichas leyes se encuentran en los Convenios de Ginebra.

El general Hyten, que asegura haber estudiado las leyes de guerra durante años, hizo referencia a cuatro principios básicos: distinción, proporcionalidad, necesidad y sufrimiento innecesario.

El primer principio es la distinción. El artículo 48 de los Convenios de Génova, Protocolo Adicional 1, dice que “en pos de asegurar el respeto y la protección de la población civil y bienes civiles, ambas partes del conflicto deben discriminar entre la población civil y los combatientes, y entre bienes civiles y militares”. El artículo 85 indica que poner como foco del ataque a la población civil o a individuos particulares es una falta grave, y se considera un crimen de guerra. Las armas nucleares son incapaces de distinguir entre civiles y combatientes.

Otro de los principios básicos es la proporcionalidad. El FM27-10: Legislación de Conflictos en Tierra, del Manual de Campo del Ejército Estadounidense, dice: “La pérdida de vidas y el daño a la propiedad causados por ataques no deben ser excesivos en relación con la ventaja militar directa que se espera obtener”. El daño que causaría un arma nuclear estadounidense (la muerte de cientos de miles de personas) superaría ampliamente el objetivo militar de destruir los armamentos de Corea del Norte.

Otra de las leyes de guerra establecidas es la de la necesidad militar, que según el Código de Lieber da luz verde a “las medidas que no estén prohibidas por la ley internacional, y que sean indispensables para asegurar la retirada del enemigo”. Nunca se considera necesario el uso de armas nucleares, excepto en situaciones hipotéticas de defensa propia si la supervivencia de los Estados Unidos estuviera en riesgo.

Por último, existe el principio del sufrimiento innecesario. Según lo establecido en el artículo 35.2 del Protocolo Adicional I de los Convenios de Génova, “está prohibido el empleo de armas, proyectiles, materiales y métodos de guerra que causen daños injustificados o sufrimiento innecesario”. Un ataque nuclear contra Corea del Norte provocaría la muerte y la mutilación de un alto número de personas.

Si el presidente ordenara un ataque nuclear, el general Hyten declaró que ofrecería consejo legal y estratégico, pero que no transgrediría la ley sólo porque el presidente lo dice.

¿Quién está al frente de la cadena de mando nuclear?

El mes pasado, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker (Republicano, Tennessee), expresó su preocupación por que Trump esté llevando al país “hacia la III Guerra Mundial”. El 14 de noviembre, Corker convocó a la primera audiencia legislativa sobre el poder del presidente con respecto a las armas nucleares desde 1976.

El senador Chris Murphy (Demócrata, Connecticut) expresó: “Nos preocupa que el presidente sea tan inestable, tan volátil, y que su manera de pensar sea tan quijotesca que podría ordenar un ataque con armas nucleares que no concuerde en lo absoluto con los intereses de la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

El general retirado Robert Kehler, excomandante del Comando Estratégico de Estados Unidos, declaró en la audiencia que el ejército puede rehusarse a acatar una orden que considere ilegal, y esto incluye la orden de lanzar un ataque nuclear. Para estar dentro de la ley, la orden debe provenir de una fuente con la autoridad legal y debe estar dentro de los parámetros de la legislación de conflictos armados.

El profesor Peter Feaver, de la Universidad de Duke, dijo que el presidente no puede simplemente oprimir un botón y lanzar armas nucleares. Sólo puede dar órdenes a otros, y son estos últimos quienes hacen que los “misiles vuelen”.

Sin embargo, aunque el presidente no puede “oprimir el botón”, tiene el poder suficiente como para manipular las circunstancias para que le permitan lanzar dichos misiles. Brian McKeon, asesor político del Pentágono durante el gobierno de Obama, explicó que si un comandante se interpusiera ante una orden de ataque, el presidente podría mandar a que el secretario de defensa le ordenara al comandante llevarlo a cabo. McKeon añadió: “y si el comandante aún se resistiera, entonces se busca un nuevo comandante o un nuevo secretario de defensa”. De una manera o de otra, el presidente se saldría con la suya, dijo McKeon.

Por otro lado, Bruce Blair, ex oficial de ataques nucleares y cofundador del grupo antinuclear Global Zero, declaró ante la Associated Press que el presidente tiene la capacidad de enviar una orden de ataque nuclear directamente a la sala de guerra del Pentágono. Blair explicó que desde ahí, dicha orden iría “a los hombres y mujeres que sí pueden oprimir los botones”.

William Perry, secretario de defensa durante el gobierno de Clinton, se mostró de acuerdo. En una entrevista con Politico, dijo que James Mattis, secretario de defensa actual, podría no ser capaz de detener un ataque nuclear. “La orden puede ir directamente desde el presidente hacia el Comando Aéreo Estratégico. De modo que, en una decisión tomada en cinco, seis o siete minutos, es probable que el secretario de defensa no sepa nada hasta que sea demasiado tarde”.

Ben Cardin (Demócrata, Maryland), miembro de alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, promueve una reafirmación de la autoridad por parte del Congreso. Expresó que no se debería confiar en los generales ni en una serie de protocolos como único recurso para controlar al presidente, ni confiar en que personas contratadas por el mismo presidente se rehúsen a aceptar una orden ilegal.>

Cardin advirtió: “Donald Trump puede utilizar armas nucleares tan rápido como usa su cuenta de Twitter”.

El 27 de Octubre, el representante John Conyers (Demócrata, Michigan) presentó H.R. 4140, el No Unconstitutional Strike Against North Corea Act [Acta Contra Ataques Inconstitucionales hacia Corea del Norte]. El proyecto de ley, perteneciente a dos partidos políticos distintos y que en la actualidad posee más de 60 patrocinadores, prohibiría el uso de fondos federales para financiar un ataque militar contra Corea del Norte, o para generar hostilidades entre ambos países antes de que el Congreso pueda declarar la guerra o autorice el uso de fuerza militar en ese país asiático.

Póngase en contacto con su miembro del Congreso e insístale en que firme el H.R. 4140.

Marjorie Cohn es profesora emérita en la Thomas Jefferson School of Law [Universidad de Derecho Thomas Jefferson], expresidente del National Lawyers Guild [Gremio Nacional de Abogados], secretaria general adjunta de la International Association of Democratic Lawyers  [Asociación Internacional de Abogados Democráticos], y miembro del consejo asesor de Veterans for Peace [Veteranos por la Paz]. Junto a Kathleen Gilberd, es coautora de Rules of Disengagement: The Politics and Honor of Military Dissent  [“Las reglas de la retirada: las políticas y el honor del disentimiento militar”]. En noviembre, se publicó la segunda edición de su libro, Drones and Targeted Killing: Legal, Moral, and Geopolitical Issues [“Drones y asesinato selectivo: Problemas morales, legales y geopolíticos”]. Su sitio web es: MarjorieCohn.com.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net