worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Los Crímenes de Guerra de Donald Trump

Marjorie Cohn
[Extraído] de Truthout | Artículo Original

4 de abril de 2017

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 17 de mayo de 2017


Una familia que abandonó su casa en Mamun, un barrio de Mosul, Irak, el 9 de marzo de 2017. Un ataque aéreo estadounidense en Mosul [ejecutado] el mes pasado asesinó a más de 200 personas, causando la muerte de vidas civiles más grande desde que los Estados Unidos empezaron a bombardear al ISIS en Siria e Irak en 2014. (Foto: Ivor Prickett / The New York Times)

[Después de] sólo dos meses y medio [de iniciar] su mandato, Donald Trump ya se ha hecho un lugar como criminal de guerra. Su administración está inesperadamente asesinando a muchísimos civiles, violando así las leyes estadounidenses e internacionales.

Asesinando a Civiles en Números Nunca Vistos Antes

La administración Trump empezó a asesinar civiles el [mismo] fin de semana de su investidura [21-22 de enero de 2017], con dos ataques con drones que se cobraron 10 vidas. Uno de los drones atacó a tres personas [que viajaban] en una motocicleta. El otro golpeó a siete personas que viajaban en un coche. Ni Trump ni el Secretario de Defensa James Mattis admiten haber dado el visto bueno a los ataques. No queda claro quien los autorizó.

Una semana después de su investidura, Trump lamentaba la muerte de un Navy Seal de los Estados Unidos durante una incursión chapuza que [Trump] personalmente ordenó en el sur de Yemen. Trump no hizo mención alguna de las 30 personas, incluyendo al menos a 10 mujeres y niños, asesinadas en los bombardeos estadounidenses. El ataque dañó gravemente un centro de salud, una escuela y una mezquita.

En el último mes, la coalición liderada por Estados Unidos ha asesinado un exorbitante número de civiles.

"Casi 1,000 muertes de no combatientes han sido ya confirmadas en marzo [de 2017], [ocasionadas] por acciones de la coalición por todo Irak y Siria – todo un record", según Airwars, una organización no gubernamental [NGO, Non-Governmental Organization, por sus siglas en inglés] que monitorea bajas civiles de ataques aéreos en el Oriente Medio. "Estos índices de bajas reportados son comparables con algunos de los peores períodos de actividad rusa en Siria".

Airwars reitera que los aviones estadounidenses han inflingido la mayor parte de las bajas en los ataques de la coalición.

De hecho, [debido a que] muchos civiles han muerto a causa de los ataques aéreos de la coalición desde que Trump asumió el cargo, Airwars está reduciendo su trabajo en relación a “supuestas actividades rusas en Siria – así que lo mejor es concentrar nuestros limitados recursos a seguir monitoreando adecuadamente y evaluar las bajas reportadas que han causado Estados Unidos y sus aliados".

Únicamente durante el último tramo de marzo:

-- Drones estadounidenses bombardearon una mezquita en Alepo, Siria, causando la muerte de al menos 47 civiles.

-- Aviones estadounidenses bombardearon casas, una escuela y un hospital en Tabqah, Siria, asesinando a 20 civiles.

-- Un ataque aéreo de la coalición liderada por Estados Unidos en una escuela que cobijaba a 50 familias desplazadas por la guerra cerca de Raqqa, Siria, asesinó al menos a 33 civiles.

-- Un ataque aéreo en Mosul, Irak, asesinó a más de 200 personas, causando la pérdida más grande de vidas civiles desde que los Estados Unidos empezaron a bombardear al ISIS en Siria e Irak en 2014. El ataque fue aprobado en algún lugar del Medio Oriente, según oficiales de defensa estadounidenses, por un general de una estrella o [por] un equipo trabajando bajo su mando.

Abu Ayman, que vive en Mosul, informó a Reuters haber visto varias casas arrasadas y varias extremidades dispersadas alrededor. “Corrí hacia la casa de mi vecino de al lado y junto a otras [personas] conseguimos rescatar a tres personas, pero al menos otras 27 [personas] en la misma casa fueron asesinadas, incluyendo mujeres y niños de familiares que huían de estos distritos”, dijo. "Sacamos a algunos [de ellos] de los escombros, usando martillos y palas para quitar los escombros. No pudimos hacer nada para ayudar a otras [personas] ya que se encontraban completamente enterradas bajo el techo derrumbado”.

Otro residente de Mosul manifestó, “Ahora parece que la coalición está matando a más personas que [el propio] ISIS."

Chris Woods, director de Airwars, declaró al Washington Post, "El número de bajas concerniente a [la zona de] Mosul occidental es absolutamente estremecedor. En Siria es un coche aquí, una familia allí. Sucede todos los días.”

El uso de fósforo blanco [alótropo de uso militar como agente incendiario] por parte de las fuerzas de la coalición, un arma química que arde hasta el hueso, ha sido documentado en Mosul. Y el Mando Central de los Estados Unidos [USCC, United States Central Command, por sus siglas en inglés] ha confirmado haber usado uranio empobrecido, posiblemente un crimen de guerra, contra el ISIS en Siria.

Los Ataques Aéreos de la Coalición Violan las Leyes Estadounidenses

La administración Trump, al igual que sus dos predecesores inmediatos, justifica el uso de drones armados y otras formas de asesinato selectivo citando a la Autorización del Uso de la Fuerza Militar [AUMF, Authorization for the Use of Military Force, por sus siglas en inglés] la cual fue aprobada por el Congreso pocos días después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Según la AUMF, el Congreso autorizaba al presidente el uso de la fuerza contra grupos o países que hubieran apoyado los ataques terroristas. Sin embargo, el Congreso rechazó la solicitud de la administración Bush para [el uso de] la autoridad militar indeterminada “para disuadir y prevenir cualquier acción contra Estados Unidos”. La disuasión y la prevención son exactamente lo que Trump supuestamente está tratando de conseguir enviando robots para asesinar a “militantes sospechosos” o a aquellos que pudieran encontrarse presentes en un área donde está teniendo lugar actividad sospechosa.

En el 2013, la administración Obama promulgó una Presidential Policy Guidance [Guía de Política Presidencial] para asesinatos selectivos “fuera de las zonas de hostilidades en activo”.

La guía permite seleccionar [como objetivo] a una persona que plantea una “amenaza contínua e inminente”, no sólo a “personas estadounidenses” sino también a “personas de otro país”. Un libro blanco del Departamento de Justicia del año 2011, filtrado en el 2013, exponía que un ciudadano estadounidense podría ser asesinado incluso cuando no hubiera “evidencia manifiesta que un ataque específico sobre personas o intereses estadounidenses ocurriese en un futuro inmediato”. Esto supone una burla al requisito “amenaza inminente”. Presumiblemente haya incluso un nivel inferior [de clasificación] respecto a ciudadanos no estadounidenses.

Además, la guía necesita "que la certeza exacta sobre un objetivo de alto valor [HVT, high-value target, por sus siglas en inglés] identificado u otro objetivo terrorista lícito” esté presente antes de usar fuerza letal contra el mismo. Sin embargo, al igual que la administración Obama, el régimen de Trump probablemente incremente los "signature strikes" [ataques basados no en quien es el objetivo sino en la exhibición de pautas de comportamiento sospechoso] que no necesariamente seleccionen como objetivos a individuos, sino más bien a todos [los individuos] varones en edad militar en un área de actividad sospechosa.

Y la guía expone que debe haber “certeza exacta de que no combatientes [civiles] serán heridos o asesinados”. Dado el gran número de bajas civiles [ocasionadas por] ataques de drones y otros objetivos selectivos, la administración Trump no parece estar obedeciendo este requisito.

Ahora el Pentágono está proponiendo expandir “el campo de batalla” más allá de Irak, Afganistán y Siria, con lo que otros países designados no serán considerados [como] “áreas alejadas de hostilidades activas”. El umbral para proteger a civiles sería de este modo reducido de “certeza exacta”, en la que los civiles no serían heridos o asesinados, a “certeza razonable”. Esto invariablemente resultaría incluso en más bajas civiles.

Trump ha determinado tres áreas en Yemen, y pronto designará Somalia, “áreas de hostilidades activas” o “campos de batalla temporales”.

Asimismo, el Consejo de Seguridad Nacional [NSC,National Security Council, por sus siglas en inglés] está considerando rescindir la guía Obama totalmente, eliminando el requisito “amenaza contínua e inminente”. Es posible que pudiera modificar el norma “certeza exacta” para incluir únicamente a mujeres y niños pero no a varones en edad militar.

Trump ha concedido poder amplio a la CIA para conducir ataques letales con drones. Obama había limitado en gran medida ese poder al Mando Conjunto de Operaciones Especiales [JSOC, Joint of Special Operations Command, por sus siglas en inglés] del Departamento de Defensa. La CIA, al contrario que el Pentágono, no tiene que reportar el número de personas asesinadas en el curso de un ataque.

A mediados de marzo, 37 antiguos oficiales del gobierno y expertos en seguridad nacional, provenientes de todo el espectro político, enviaron una carta al Secretario de Defensa James Mattis, advirtiendo a la administración proceder prudentemente a la hora de revisar la guía de asesinatos selectivos. La carta decía, “Incluso un número pequeño de muertes no intencionadas de civiles o de heridos... puede provocar contratiempos significativos”.

A pesar de [la existencia de] la guía, aún así, la coalición todavía está condicionada por la ley humanitaria internacional”.

Los Ataques Aéreos de la Coalición Violan la Ley Internacional

"Autodefensa," bajo el Artículo 51 del Acta Constitutiva de Naciones Unidas, es una excepción limitada a la prohibición del uso de la fuerza del Acta Constitutiva. Los países pueden verse involucrados en la autodefensa individual o colectiva sólo ante un ataque armado. Para que los Estados Unidos reivindiquen su derecho a asesinar terroristas sospechosos o a sus aliados antes de que éstos actúen, debe exisitir “una necesidad de autodefensa, inmediata, urgente, sin elección de medios y sin tiempo para la deliberación” bajo el sólidamente establecido Caso Caroline. Los asesinatos selectivos de Trump no cumplen [lo establecido] convencionalmente.

Los ataques con drones lejos de los campos de batalla violan los principios firmemente establecidos por la ley internacional. Asesinatos selectivos o políticos – a veces conocidos como ejecuciones extrajudiciales – chocan con las Convenciones de Ginebra, las cuales incluyen al asesinato deliberado como grave violación. Las violaciones graves de [las Convenciones de] Ginebra son sancionables como crímenes de guerra bajo la Ley de Crímenes de Guerra de Estados Unidos [US War Crimes Act].

Los Estados Unidos han ratificado el Acuerdo Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos [International Covenant on Civil and Political Rights], el cual afirma: "Todo ser humano tiene el derecho inherente a la vida. Este derecho será protegido por la ley. Nadie deberá ser arbitrariamente privado de su vida”. El Acuerdo también garantiza a aquellos acusados de un crimen el derecho a la presunción de inocencia y a un juicio justo [llevado a cabo] por un tribunal imparcial. Los asesinatos selectivos derogan estos derechos.

También hay una responsabilidad legal para cumplir con los requisitos de proporcionalidad y de diferenciación, dos fundamentos de la ley humanitaria internacional, [tal y como] fue trazada en el Protocolo I Adicional de las Convenciones de Ginebra.

Proporcionalidad significa que un ataque no puede ser excesivo en proporción a la ventaja militar anticipada deseada. La administración está utilizando drones para eliminar convoys y está asesinando a un gran número de civiles, comparado con el número de “militantes” que selecciona.

Diferenciación requiere que el ataque sea dirigido únicamente sobre objetivos militares legítimos. La coalición ha estado seleccionando emplazamientos sin una clara finalidad militar, incluyendo hospitales, escuelas, mezquitas y transbordadores de pasajeros. Y si la administración Trump continúa con la política de Obama de lanzar signature strikes, las bombas seguirán cayendo sobre población no identificada, localizada en un área de actividad “sospechosa”.

El Estatuto de Roma para la Corte Penal Internacional define los crímenes de guerra de esta forma: asesinato deliberado; causar obstinadamente un gran sufrimiento o lesiones severas; ataques intencionados contra civiles o contra objetivos civiles; y lanzar intencionadamente ataques injustificados, sabiendo que éstos matarán o lesionarán a civiles.

Los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos sobre escuelas, hospitales, casas y mezquitas, produciendo un alto número de bajas civiles, constituyen crímenes de guerra.

Mosul Eye [El Ojo de Mosul], una organización de monitoreo, alertó a las tropas iraquís que había civiles atrapados en sus casas días antes del ataque aéreo estadounidense, incluso envió las coordenadas. Amnistía Internacional concluyó que la coalición liderada por Estados Unidos debería haber sabido que sus ataques aéreos causarían muchas bajas civiles debido a que el gobierno [iraquí] había solicitado a la población permanecer en sus casas.

Amnistía Internacional declaró que la coalición no estaba utilizando las precauciones necesarias para evitar bajas civiles en Mosul, llamándolo “violación flagrante” de la ley humanitaria internacional. “Los ataques desproporcionados e indiscriminados violan la ley humanitaria internacional y pueden constituir crímenes de guerra”, observó Amnistía Internacional.

La Escalada de Trump en Oriente Medio

Mientras tanto, el ejército de los Estados Unidos está planificando desplegar 1,000 soldados adicionales en el norte de Siria. Ya hay aproximadamente 500 [efectivos de las] fuerzas de Operaciones Especiales en esa zona, así como 200 Marines y 250 Rangers.

La administración supuestamente planea aumentar la cantidad de soldados [desplegados], [actualmente constituida por] 5,000 [soldados] en Irak y [por] 500 [soldados] en Siria, [cantidad] establecida por la administración Obama.

Trump está solicitando al Congreso añadir US$54 billones anuales al presupuesto militar para aquello a lo que [Trump] se refiere como su “presupuesto de seguridad nacional y seguridad pública”.

Alarmantemente, Trump no ha descartado el uso de armas nucleares mientras aplica todo el peso de la ley a su “guerra contra el terror”. En una entrevista a la MSNBC, [Trump] se preguntaba, "Alguien de ISIS [también conocido como DAESH] nos ataca, ¿plantearías utilizar armas nucleares?

Y Trump realizó la preocupante afirmación de que él consideraría asesinar a familias inocentes de sospechosos terroristas, declarando, “Cuando capturas a estos terroristas, tienes que deshacerte de sus familias”. Tener como objetivo [militar] a civiles viola las Convenciones de Ginebra.

La administración Trump probablemente flexibizará las normas de combate para asesinatos selectivos, resultando en la muerte de un cada vez mayor número de civiles, en violación de la ley estadounidense y de la ley internacional.

Bajo la doctrina de responsabilidad de Mando, los comandantes – toda la cadena de mando, desde abajo hasta el Comandante en Jefe – podrían ser responsables de crímenes de guerra si supieran o hubieran sabido que sus subordinados los cometerían y no hicieron nada para detenerlos o prevenirlos. La responsabilidad de mando está consagrada en la jurisprudencia del Tribunal Supremo y en el Manual de Campo del Ejército de los Estados Unidos [US Army Field Manual].

Trump y otros altos funcionarios en su administración deberían ser imputados por crímenes de guerra.

Copyright Truthout. Reimpreso con autorización.

Marjorie Cohn es profesora emérita en la Facultad de Derecho Thomas Jefferson, antigua presidenta del Gremio Nacional de Abogados [National Lawyers Guild] y ayudante del secretario general de la Asociación Internacional de Abogados Democráticos [International Association of Democratic Lawyers]. Sus libros incluyen The United States and Torture: Interrogation, Incarceration, and Abuse [Los Estados Unidos y la Tortura: Interrogatorios, Encarcelamiento y Abuso]; Cowboy Republic: Six Ways the Bush Gang Has Defied the Law [La República de los Cowboys: Seis Maneras en las que la Pandilla de Bush Desafió la Ley] y Drones and Targeted Killing: Legal, Moral, and Geopolitical Issues [Drones y Asesinatos Selectivos: Asuntos Legales, Morales y Geopolíticos]. Visita su website: MarjorieCohn.com. Síguela en Twitter: @MarjorieCohn.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net