worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Assange enfrenta extradición por exponer crímenes de guerra de los Estados Unidos

Marjorie Cohn
De Truthout | artículo original
11 de octubre de 2020

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar 11 de noviembre de 2020

Wikileaks Founder Julian Assange leaves Southwark Crown Court in a security van on May 1, 2019, in London, England.

El fundador de Wikileaks Julian Assange abandonando el tribunal de Southwark Crown en una camioneta de seguridad el primero de mayo del 2019 en Londres, Inglaterra.

Tres semanas de testimonios en las audiencias de extradición de Julian Assange en Londres subrayaron la extraordinaria revelación de WikiLeaks de los crímenes de guerra estadounidenses en Irak, Afganistán y Guantánamo. Sin embargo, la administración de Trump está buscando extraditar a Assange a los Estados Unidos para enfrentar un juicio por los cargos bajo la Ley de Espionaje que podría provocarle 175 años en prisión.

Assange fundó WikiLeaks durante la “guerra contra el terror” del gobierno de Bush, que fue usada como pretexto para iniciar dos guerras ilegales y llevar a cabo un amplio programa de tortura y abuso de prisioneros en Guantánamo y en los sitios obscuros de la CIA. El 8 de octubre del 2011, Assange, en una protesta de la Stop the War Coalition en la plaza de Trafalgar en Londres “Si las mentiras pueden comenzar guerras, la paz puede empezar con la verdad”.

En el 2010 y 2011, WikiLeaks publicó material clasificado que la ex analista de inteligencia militar Chelsea Manning le dio a la organización. Manning fue acusada, encontrada culpable y sentenciada a 35 años en prisión por filtrar los documentos. A punto de dejar el poder, Barack Obama perdonó su sentencia a los siete años de haber iniciado a cumplirla. Esa condonación provocó “tremendo enojo” en el gobierno de Trump y llevó a que Trump se interesara en Assange, testificó Eric Lewis. Lewis, el director de Reprieve U.S. y abogado de detenidos en Guantánamo y detenidos afganos, llamó a esto “un enjuiciamiento políticamente motivado”.

Los expedientes que WikiLeaks publicó, contenían 90,000 reportes acerca de la guerra en Afganistán, incluidos los Registros de la guerra afgana, que documentaron un número mucho mayor de bajas civiles por parte de las fuerzas de la coalición del reportado por el ejército estadounidense.

Además, WikiLeaks publicó casi 400,000 reportes de campo acerca de la guerra de Irak, más de 15,000 muertes de civiles iraquíes sin reportar, asesinato sistémico, tortura, violación por parte del ejército iraquí y autoridades que fueron ignoradas por las fuerzas estadounidenses.

WikiLeaks también publicó los Archivos de Guantánamo, 779 reportes secretos que constituían evidencia del abuso del gobierno estadounidense de aproximadamente 800 hombres y niños de entre 14 y 89 años. Ese abuso violó la Convención de Ginebra y la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penal Crueles, Inhumano o Degradantes.

Tal vez la revelación más notoria de WikiLeaks fue el video, en el 2007, de “Collateral Murder” (“Asesinato Colateral”), en el que se ve a un helicóptero Apache del ejército estadounidense disparándole a civiles desarmados en Bagdad. Por lo menos 18 civiles fueron asesinados, incluidos dos periodistas de Reuters y un hombre que fue a rescatar a los heridos. Dos niños resultaron heridos. Un tanque del ejército de EE.UU. pasó por encima de los cuerpos, cortándolos a la mitad. El video contiene evidencia de tres crímenes de guerra distintos, prohibidos por la Convención de Ginebra y el Manual de Campo del ejército estadounidense.

Mientras les disparan a los civiles, se puede escuchar a los soldados estadounidenses decir “mira a esos bastardos muertos”. En su testimonio por escrito, el periodista investigativo Nick Hager dibujó un paralelo entre el video de Collateral Murder y la imagen televisiva de George Floyd gritando “No puedo respirar”.

Assange no puede ser extraditado por un delito político

El acuerdo de extradición, del 2003, entre los Estados Unidos y el Reino Unido, prohíbe la extradición por un delito política. Aunque el tratado no define “delito política”, generalmente, esta incluye espionaje, traición, sedición y crímenes en contra del poder del Estado. Trump está pidiéndole al Reino Unido que extradite a Assange por exponer crímenes de guerra. Esta es una clásica delito política. Assange está acusado bajo la Ley de Espionaje y el espionaje también constituye un delito político.

Como lo fue el histórico informante Daniel Ellsberg, que ayudó a ponerle fin a la guerra de Vietnam cuando filtró los Pentagon Papers en 1971, Assange es el objeto de la ira del gobierno estadounidense por revelar crímenes de guerra de este gobierno. “Observo las más cercanas similitudes a la posición en la que yo estuve, en donde se quería destruir la exposición de la ilegalidad y criminalidad de actos institucionales e individuales por parte de la administración que los llevaba a cabo”, mencionó Ellsberg, quien fue acusado bajo la Ley de Espionaje.

Ellsberg también escribió en su testimonio, que considera las publicaciones de WikiLeaks “entre las más importantes revelaciones verdaderas del comportamiento criminal escondido que se ha hecho público en la historia de los Estados Unidos”. Las ve como “comparables” con las propias, en el sentido de que son “un cambió tan radical del entendimiento”. Ellsberg dice “El público estadounidense necesitaba urgentemente saber lo que se estaba haciendo de manera rutinaria en su nombre y no había ninguna otra manera de hacerles aprender eso que a través de la divulgación no autorizada”.

El enjuiciamiento de Assange viola la libertad de prensa

Mientras que el gobierno de Obama se negó a presentar cargos criminales en contra de Assange por miedo a sentar un precedente peligroso, el equipo de Trump no demostró tal indulgencia. Al acusar a Assange bajo la Ley de Espionaje, Trump lo está haciendo un ejemplo para su presión en contra de los medios, a quienes llama “el enemigo del pueblo”. El enjuiciamiento de Assange enviaría un mensaje inquietante a todos los periodistas: reporta la verdad sin barnizar bajo tu riesgo.

Ninguna publicación mediática o periodista ha sido acusada jamás bajo la Ley de Espionaje por publicar información verdadera, que está protegida por la actividad de la Primera Enmienda. A los periodistas se les permite publicar material que fuera obtenido ilegalmente por una tercera persona y que es un asunto de interés público. El gobierno estadounidense jamás ha procesado legalmente a ningún periodista o periódico por publicar información clasificada, que es una herramienta esencial del periodismo.

La recopilación de información, su reportaje y divulgación encajan en la clásica definición de la actividad protegida por la garantía de libertad de prensa de la Primera Enmienda. No existe ninguna diferencia entre lo que hizo WikiLeaks y lo que hicieron The New York Times, Der Spiegel, Le Monde, El País y The Guardian. Todos publicaron artículos basados en los documentos revelados por WikiLeaks. Esta es la razón por la cual la administración de Obama, que acusó a una enorme cantidad de informantes, consideró, pero se detuvo, procesar a Assange. Temían establecer “un precedente que pudiera asustar al periodismo investigativo acercad de asuntos de seguridad nacional al tratarlo como un crimen”, dice Charlie Savage, del The New York Times. El equipo Obama no pudo distinguir entre lo que hizo WikiLeaks y lo que las organizaciones mediáticas hicieron, como el Times “hacen en solicitar y publicar información que obtienen y que el gobierno quiere mantener secreta”, escribió Savage. Esto fue llamado el “problema del New York Times”.

WikiLeaks jamás puso en peligro a informantes y salvo vidas

Aunque el gobierno de Estados Unidos dice que Assange puso en peligro a los informantes mencionados en los documentos publicados, John Goetz, un periodista investigativo que trabajó para Der Spiegel, testificó que Assange se tomó molestias para asegurar que los nombres de los informantes estadounidenses en Irak y Afganistán estuvieran redactados para proteger sus identidades. WikiLeaks, testificó Goetz, llevó a cabo un “un proceso muy rigoroso de redacción”, y Assange repetidamente les recordó a sus socios mediáticos que utilizaran encriptación. De hecho, dijo Goetz, Assange intentó detener a Der Freitag de publicar material que pudiera resultar en la publicación de información no redactada.

Más aun, las revelaciones de WikiLeaks, de hecho, salvaron vidas. Después de que publicaran la evidencia de centros de tortura iraquíes que los Estados Unidos había establecido, el gobierno iraquí le negó a Obama la solicitud de extender inmunidad a soldados estadounidenses que habían cometido ofensas criminales y civiles ahí. Como resultado, Obama tuvo que retirar tropas de Irak.

WikiLeaks también reveló evidencia de mala conducta por parte de otros países además de Estados Unidos. La organización descubrió la vigilancia de Rusia, publicó revaciones de Bashar al-Assad en Siria y algunos dicen que la exposición de corrupción que divulgó en Túnez y tortura en Egipto, fueron los catalizadores del Primavera Árabe.

“Desde hace 10 años, los registros de guerra siguen siendo la única fuente de información en relación a muchos miles de muertes civiles violentas en Irak entre 2004 y 2009”, dijo en su testimonio John Sloboda, co fundador del Iraq Body Count (IBC por sus siglas en inglés). IBC es la única ONG independiente que hace monitoreo comprensivo y creíble de los reportes de bajas en Irak desde la invasión de Bush en el 2003.

“Los cables de WikiLeaks han contribuido a los descubrimientos en tribunales de que los ataques de drones estadounidenses son ofensas criminales y que los procedimientos criminales deben ser iniciados en contra de los oficiales estadounidenses involucrados en dichos ataques”, Clive Stafford Smith, co fundador de Reprieve y abogado de siete prisioneros en Guantánamo, escribió en su testimonio.

La persecución de Assange será escalofriante para el periodismo

Aparentemente, para rodear alrededor de los alegatos de que está acusando a Assange por hacer periodismo, la administración de Trump está intentando pintarlo como un hacker acusándolo de conspirar con Manning para entrar a una computadora gubernamental para robar documentos del gobierno, violando la Ley de Fraudes de Computación y de la Ley de Abuso (Computer Fraud / Abuse Act), testificó Patrick Eller, un experto forense digital, el supuesto intento de descifrar la contraseña no era tecnológicamente posible en el 2010 cuando la conversación entre Assange y Manning sucedió. Incluso si hubiera sido factible, el propósito no habría sido el de ocultar la identidad de Manning y no le habría dado a ella ningún acceso incrementado a las bases de datos del gobierno.

El enjuiciamiento de Assange establecerá un espantoso ejemplo para periodistas y publicaciones mediáticas que publican información crítica del gobierno. El equipo Trump señaló a Assange para desalentar a los periodistas de publicar material que critique la política estadounidense. Si Assange es extraditado a los Estados Unidos y encontrado culpable de los cargos en su contra, los periodistas estarán asustados para reportar los hechos que teman que pudiera llevarlos a ser acusados bajo la Ley de Espionaje.

El historiador periodístico y profesor de la Universidad de Maryland, Mark Feldstein, testificó que las acciones de WikiLeaks- “motivar a las fuentes a enfocarse en información valiosa de significado político, diplomático o ético para que sea desglosada al público- no solo es consistente con la práctica estándar de periodismo, es su esencia, especialmente para periodistas de investigación o seguridad nacional”.

“Las acciones de Julian Assange, que han sido categorizadas como criminales, son acciones que exponen a la luz el poder”, dijo Noam Chomsky en su testimonio escrito. “Acciones que pueden causar que el poder se evapore si la población toma la oportunidad de convertirse en ciudadanos independientes de una sociedad libre en lugar de objetos de un maestro que opera en secreto”, añadió. “Esa es una decisión y se ha entendido por un largo tiempo que el público puede provocar que se evapore el poder”.

Cuando estableció noviembre 16 como la fecha para que la defensa entregara sus argumentos de cierre, la jueza Vanezza Baraitser les preguntó cómo iba a afectar la elección presidencial el caso y declaró que su decisión para extraditar sería después de la elección declarando que “Es uno de los factores en mi decisión”. Kristinn Hrafnsson, editor en jefe de WikiLeaks dijo que la jueza “reconoció lo que ha sido claro desde antes de que la primera acusación en contra de Julian Assange fuera descubierta: que es un procesamiento políticamente motivado”.

Baraitser, que ha concedido la extradición en el 96 por ciento de los casos que han llegado ante ella, planea dar su fallo el 4 de enero. Si la concede habrá una serie de apelaciones que incluirán a la Tribunal Europea de Derechos Humanos.

Los intereses no podrían estar más altos.

Copyright, Truthout.org. Reimpresa con autorización.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net