worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Carta abierta a los que se dejan llevar —así como a los que están asqueados— por la hipérbole en torno a las elecciones a mitad de mandato

21 de noviembre de 2018
Refuse Fascism

Revolución #569 14 de noviembre de 2018 | revcom.us

Mire a su alrededor. El planeta se está quemando bajo nuestros pies; éxodos de refugiados huyen para salvarse la vida en casi cada continente; el tamborileo de guerra se vuelve más fuerte y apremiante, desde Asia oriental al Medio Oriente; y en todas partes, de Brasil a Polonia, de las Filipinas a Italia, y, claro, Estados Unidos, los fascistas avanzan, conquistan, y/o consolidan más el poder.

El sistema capitalista-imperialista está en una crisis profunda. Se está haciendo añicos el mundo que conocemos — un mundo que ya ha sido un infierno para miles de millones de personas en todo el mundo. Se enfrentan entre sí dos bloques en las clases dominantes en casi cada potencia importante, con soluciones radicalmente diferentes. Por un lado, las fuerzas fascistas insisten en que hay que triturar las reglas tradicionales y forzosamente poner en su lugar a las capas gobernantes anteriores, o, de ser necesario, reprimirlas violentamente; y, por otro lado, hay fuerzas imperialistas más o menos “liberales” que han gobernado durante las últimas décadas. Contienden dos futuros — cada uno que de fondo representa el viejo orden de explotación, opresión, dominación violenta de naciones y guerra, y devastación ecológica al servicio de las ganancias, mientras uno “promete” hacerlo aún más descarada y salvajemente y hace avances por ese camino.

Sin embargo, hay algo más en la mezcla —algo de una importancia vital, de hecho existencial: un tercer futuro— una ruptura radical con todos los campos del imperialismo, una diferente sociedad basada en la eliminación de todas las formas de explotación y opresión, la superación de las relaciones sociales, la moralidad y los modos de pensar los que se han inculcado en las personas al tratar de sobrevivir en esas sociedades, una nueva sociedad tan diferente a la de hoy como el día y la noche. Un futuro para la emancipación de la humanidad. Hoy día hay una visión y estrategia altamente desarrollada y una dirección fundada en un método científico para conocer las dinámicas de la sociedad y cómo se podría transformar radicalmente por medio de la revolución.

Esto es el contexto en el cual ocurrieron los recientes comicios estadounidenses, y esto es el contexto en el cual hay que entenderlos.

El objetivo fundamental del régimen de Trump y Pence en la campaña electoral: Luchar agresivamente por impulsar el fascismo

Primer punto: los republicanos, liderados por el régimen de Trump y Pence (y no se altere tanto, aunque justamente, por Trump, de modo que subestime el papel de Pence y sus legiones fundamentalistas cristianas) hicieron campaña más ferozmente que nunca como fascistas. Los medios de comunicación lo describen con eufemismos corteses —y normalizadores— del “populismo” o incluso el “nacionalismo blanco”, pero hay que hablar sin pelos en la lengua. Trump y la gente de su entorno hicieron campaña de una manera aún más abiertamente fascista que lo hicieron en 2016. Sus mítines diarios, televisados a los fieles por el Noticiero Fox, eran festivales de agitación racista y antiinmigrante, saturados de chovinismo pro estadounidense y de raza blanca. Ostentaban una ignorancia oronda (y de hecho una hostilidad por la razón) y una moralidad que combina la piedad patriarcal con la avaricia egoísta. Piénselo: durante las últimas dos semanas antes de los comicios, la propaganda electoral de Trump se enfocaba en calificar de “invasores” a una caravana de inmigrantes desesperados, y mandó seis mil tropas armadas para pararlos (las que siguen ahí, a propósito); atacó e insultó a sus oponentes, especialmente los oponentes negros; y traficó con el antisemitismo en palabras para los enterados.

Ya para la conclusión de la campaña, bombas caseras fueron mandadas a oponentes prominentes de Trump (entre ellos ex presidentes, políticos negros e importantes donantes al Partido Demócrata de descendencia judía), ocurrió una horrorosa masacre, de inspiración fascista explícita, en una sinagoga judía, y los medios informativos se desbordaban con un informe tras otro del hostigamiento racista contra negros — inclusive el asesinato de dos negros en un supermercado Kroger a manos de un hombre que supuestamente profesaba ideología supremacista blanca.

Mientras tanto, algunos comentaristas no podían explicar por qué Trump y los otros republicanos no hacían campaña a base de la “economía próspera y el hecho de que no estábamos en guerra”. Estos comentaristas no entendían que Trump tuvo otro objetivo: si bien semejante campaña posiblemente les hubiera ganado uno que otro escaño más en el congreso, no hubiera servido al objetivo de movilizar, organizar y endurecer más a su base fascista: no hubiera roto más las normas y límites de la “política (electoral capitalista-imperialista) de costumbre”; y no hubiera mandado un fuerte mensaje de que se avecina más política fascista. Trump no “inventaba” una crisis como una caravana de invasores inmigrantes con tal de ganar elecciones congresales, tanto como venía construyendo un movimiento y consolidando su control sobre el congreso, las cortes y todas las palancas del poder con tal de consolidar el fascismo.

Otros comentaristas analizaron incorrectamente los arranques de Trump en la semana después de los comicios, al decir que él trataba “cambiar de tema” respecto a la pérdida de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes. Aunque quizá los asuntos electorales estén en la mezcla, predominan objetivos mayores. De hecho, su nominación de un lame-botas bruto leal como procurador general interino, obviamente una maniobra para marginar la investigación de sus vínculos con Rusia; sus ataques contra la prensa, especialmente a periodistas negras prominentes, así como al corresponsal de la CNN Jim Acosta, el que se atrevió a exigir que Trump respondiera por su xenofobia antiinmigrante; su insistencia en declarar un triunfo electoral mientras amenaza a los demócratas respecto el conteo de boletas en varios estados; luego su viaje a Europa donde siguió destrozando a martillazos la alianza con los cómplices imperialistas de Estados Unidos, pues todas estas cosas sirvieron a diferentes elementos de la consolidación fascista. No entienden, o no quieren dar a entender, que este régimen está pertrechándose más, quitando los obstáculos de su camino y cohesionando a su base para las batallas por venir. Para hacerlo, él está “redoblando esfuerzos” respecto a lo que Bob Avakian llamó “… la tríada del fascismo, es decir, la afirmación agresiva irredenta de la supremacía blanca, la supremacía masculina y la supremacía pro Estados Unidos (o el racismo, la misoginia y el patrioterismo xenófobo belicoso, si se quiere usar otra terminología), reforzada con una oposición desafiantemente —y no irredenta pero desafiantemente— ignorante y beligerante hacia la ciencia y al pensamiento racional, en combinación con la aserción igualmente ignorante y beligerante de la ‘superioridad de la civilización occidental’…” (Vea la Primera parte de “El problema, la solución, y los retos ante nosotros” en revcom.us.)

Lo que los demócratas hacían: Una oposición dentro de los límites de la normalización + la conciliación = la colaboración

Segundo punto: El objetivo de los líderes demócratas era “contrapesar” a Trump por medio de aumentar sus escaños en el congreso, y al mismo tiempo encerrar la oposición a Trump dentro de límites que no desafían al sistema en general. Para ser claros, los demócratas de peso ven en Trump un gran peligro: para ellos y para sus ideas de la mejor manera de mantener y preservar el sistema que presiden y la mejor manera de amarrar los intereses imperialistas de esta clase dominante en su lucha incesante para dominar y explotar brutalmente al mundo entero.

En esto, estos demócratas de peso contaron con el acompañamiento de muchos republicanos prominentes, entre ellos algunos que “prestaban servicio” en el régimen de George W. Bush — un régimen que por su parte cometió violaciones atroces del estado de derecho, como la tortura y la suspensión de hábeas corpus, y una guerra asesina en Irak, que mató, de hecho, a cientos de miles de personas y convirtió a millones en refugiados desesperados. Incluso algunas de estas personas instaron abiertamente a que la gente votara contra los republicanos en 2018. La amplitud de esta oposición es un elemento que muestra el carácter agudo de la división “en la cima”.

Al mismo tiempo, un número extraordinario de “personas de base” entregaban una enorme energía e “inversión moral” a la elección de demócratas al congreso porque se oponen fieramente a Trump. Estos millones de personas recibieron instrucciones cada noche de la CNN, MSNBC y casi todas máquinas de organización y propaganda mediática tradicionales y “progresistas”, de que este camino fue la única forma de resistencia con sentido. En esto se manifestaron distintas cosas con distintas personas, pero la principal razón fue una oposición profunda y visceral al fascismo encarnado en el régimen de Trump y Pence, una oposición a menudo pero no siempre expresada como tal por la gente, pero sí se expresaban claramente con respecto a una o la mayoría de sus manifestaciones más atroces.

Pero los demócratas estaban decididos a a) nunca mencionar nada que tocara ni remotamente el carácter fascista real del régimen, y b) se negaron a desafiar con seriedad a Trump (y a su régimen en su conjunto) por los ataques atroces e indignantes contra los inmigrantes encarnados en sus arranques sobre la caravana, en la propagación general del odio racista, el patriarcado asqueroso continuado junto con sus ataques al derecho al aborto y la contracepción, ni hablar de un militarismo y patrioterismo aún mayor que los demócratas *. Para muchas personas, votar por las numerosas candidatas femeninas, así como por los candidatos musulmanes, gay y transexuales que se postularon como demócratas, sentía como un rechazo al régimen y a todo lo que representa; y en cierto sentido sí lo era, pero ni la mayoría de estos candidatos ni mucho menos el Partido Demócrata en su conjunto se le opuso a esto de manera frontal.

Al contrario, los demócratas hablaban casi exclusivamente del cuidado médico. Eso es equivalente a hacer una campaña electoral contra Hitler en 1934, por ejemplo, y enfocarse en decir que se podía mejorar su programa de construcción de carreteras. Y en la actualidad: Imagínese lo que significa que demócratas prominentes no hayan trazado una raya en la arena declarando que un presidente que defiende el honor de la Confederación y la supremacía blanca abierta no puede servir legítimamente de presidente — que hacerlo sería lo mismo que el compromiso que se hizo con los amos de esclavos en la Constitución estadounidense.

La pregunta es, ¿por qué no lo han hecho? En este caso, tampoco se reduce a un cálculo electoral estrecho. Imagine si los demócratas más prominentes de hecho calificaran a Trump de fascista — en otras palabras, que lo calificaran por lo que es. Imagine si dijeran la verdad, aunque de la manera en que ellos la entiendan — de que esta facción encabezada por Trump y Pence está encaminada a rehacer toda la sociedad en formas fascistas, con consecuencias potenciales verdaderamente escalofriantes.

Pues entonces, ¿qué? Entonces tendría que reconocer que la gente sí realmente tiene que salir en la sociedad y arriesgarse en las primeras líneas para oponerse a esto; por horripilante que lo es el imperialismo, el fascismo lleva eso a nuevas alturas de intensidad en la severidad de sus ataques a las masas, especialmente a las masas de las nacionalidades oprimidas (como estamos viendo hoy) y en el carácter implacable de su represión (que incluye la más o menos evisceración total de los derechos legales y civiles asociados con el estado de derecho bajo este sistema, por limitada y rutinariamente violados que sean esos derechos bajo el funcionamiento cotidiano del capitalismo-imperialismo). Semejante reconocimiento podría empezar a suscitar preguntas acerca del sistema que recurre al fascismo como una salida en tiempos de profunda crisis.

Y, ¿qué pasa cuando la gente sí sale a las calles — incluido el tipo de gente al cual los demócratas prestaban tanta atención a acorralar en el sistema por medio de las elecciones, en particular los negros y otras nacionalidades “minoritarias” oprimidas (los latinos, los indígenas, los asiáticos, etc.), las mujeres, la gente LGBTQ, los musulmanes, etc.? Las cosas pueden salirse de las manos a estos demócratas — en el sentido de que una vez despiertas a la lucha, quizá las personas empiecen a entusiasmarse más para buscar respuestas a POR QUÉ estamos en este lío, y es menos probable que, de incumplir sus demandas, sea posible volver a meterlas en la botella.

Así que, a pesar de sus diferencias agudas y sus inquietudes reales sobre el rumbo de las cosas, se preocupan aún más para mantener todo esto, lo más que sea posible, dentro de los límites de las “normas apropiadas” — al mismo tiempo que se están minando y aboliendo esas mismas normas, algo que Bob Avakian recalca en este corto de audio (en inglés).

Para tener una idea de esto, simplemente escuche lo que dicen los demócratas de peso ahora, tras ganar unos escaños y tener una sólida mayoría en la Cámara de Representantes. “Vamos a demostrar que podemos gobernar”, dicen. Ellos “trabajarán con” Trump y negociarán con él, es decir, normalizarán aún más al monstruo, no solo acomodarse más, no solo conciliar, sino que colaborar con los fascistas abiertamenteracistas que, sí, siguen llevando la batuta.

Y mire los grandes esfuerzos de la dirigencia demócrata hoy por meter en cintura incluso a sus propios congresistas. Mire el editorial del New York Times el día después de las elecciones que aconsejó a Nancy Pelosi a que se asegurara que los presidentes demócratas de los comités de la Cámara de Representantes no hicieran desmanes (wilding) en su oposición a Trump. (Vea “Las recientes elecciones, el futuro que enfrentamos y la revolución REAL que necesita la humanidad”). Piense en lo que significa que el New York Times le dé otro propósito a la palabra racista para los enterados (“wilding”) de la década de 1980 que se utilizó para condenar falsamente a los 5 del Parque Central en Nueva York (una acusación falsa a favor de la que Trump se puso al frente para promover, pidiendo la pena de muerte para cinco adolescentes que luego se demostró que fueron inocentes de todos los cargos) como para decirle a Pelosi que se asegurara de que no se desarrollara nada que en ningún sentido siquiera empezara a agitar las aguas. (Vea aquí y aquí más información sobre Trump y los 5 del Parque Central).

La gente como el representante Jerrold Nadler, el demócrata que ahora es jefe del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, sale en la televisión para decir que él no va a poner a Trump bajo juicio político “porque eso desgarraría al país”. Una vez más, piénselo: si esto es el fascismo, y lo es, pues, ¿no valdría la pena “desgarrar al país” (en el sentido político, lo que al parecer Nadler quiere decir)? ¿Valió la pena acabar con la esclavitud? Sí, según la lógica de las masas de esclavos, aquellos que se opusieron a la esclavitud por otras razones y aquellos que tenían en mente los intereses de toda la humanidad.

Y recuerde, los republicanos de peso como Newt Gingrich abiertamente hacen analogías con la Guerra Civil en términos del tipo de cambio para el que ellos se están preparando. Esto NO quiere decir que se necesitaría una guerra civil para expulsar a este régimen; de hecho eso no está a la orden del día en este momento cuando aún es posible impedir este horror para la humanidad mediante la desobediencia civil no violenta masiva, de millones de personas en las calles en protesta todos los días y noches hasta que se cumpla su demanda de que todo el régimen tiene que marcharse: una postura que de hecho funcionó en varios países del mundo durante la última década. Esto SÍ es para llamar la atención sobre el calibre de lucha y la voluntad de maximizar esfuerzos por lo cual el sector fascista de la clase dominante está preparando a sus seguidores.

Para explorar un poco más la analogía de Newt Gingrich y volver a explorar la lógica, y la moral, de aquellos que lucharon para poner fin a la esclavitud: El presidente Lincoln, en contraste con esas masas, NO empezó la Guerra Civil para poner fin a la esclavitud, sino que para preservar la unión. Pero lo que la guerra en sí desencadenó, junto con la necesidad que Lincoln enfrentó para realmente ganar la guerra, lo obligó a inclinarse por declarar la Proclamación de Emancipación. Por analogía hoy, un auge masivo desde abajo —pero ÚNICAMENTE un auge masivo desde abajo— también podría cambiar toda la ecuación en la cúpula de la sociedad y se podría encontrar una forma de impeler al régimen fascista a “dimitir”. Para que quede claro, nosotros no nos referimos a la Guerra Civil como alguna especie de paso inmediato; responderíamos a lo que todas las fuerzas vieran como una situación en la que se hubiera politizado fuertemente toda la sociedad sobre cuestiones básicas de moralidad y política, y responderíamos a las analogías hechas por otros.

Es muy gruesa la perspectiva misma de lo que está a la orden del día en este momento ahora: la desobediencia civil no violenta sostenida masiva. Pero piense de nuevo en lo que significara si este régimen fascista se estableciera a martillazos completamente, en que los costos que ya incurren la humanidad y las generaciones futuras alcanzaran alturas aún mayores.

¿…Y qué les dirá a las futuras generaciones?

Lo que nos lleva al tercer y cuarto puntos: sobre el objetivo inmediato de expulsar al régimen de Trump y Pence, así como la necesidad más grande y más fundamental de hacer la revolución, de hacer nacer un mundo completamente nuevo.

Sobre el primer punto: aún queda tiempo para detener a esta monstruosidad inexorable, pero no queda mucho tiempo. Y también hay una manera de hacerlo, pero ese camino costará trabajo duro y requerirá que las personas se salgan de sus zonas de confort.

Para aquellos de ustedes que cifran sus esperanzas en los demócratas, si ahora están embriagados con su “gran victoria”, si piensan que de alguna manera esto muestra que “todavía hay bondad en el alma de Estados Unidos”, pues los han engañado. Como dijo Malcolm X, los han embaucado. Y, en una medida muy exagerada, muchos de ustedes se han embaucado a sí mismos. Estos líderes les pusieron en claro que no van a desafiar a Trump de ninguna manera importante. Lo dejaron en claro durante la campaña electoral y lo están dejando en claro aún más ahora; y no cambian eso todas las poses de gente como la “socialista” Alexandria Ocasio-Cortez (que por su cuenta no pronunció la muy prohibida “palabra f” [fascismo]).

Así que, una vez más, aún queda tiempo para cambiar esto, para detener esta monstruosidad inexorable fascista… pero no queda mucho tiempo. En un día de estos podría darse algún incidente internacional que sirviera de pretexto para dar un salto en la evisceración del estado de derecho o algo peor; o sin ningún pretexto en absoluto. Piénselo: mientras que los demócratas de peso echan dimes y diretes para mostrar que pueden “gobernar” (es decir: mostrar que pueden arrancar migajas a un régimen fascista) y pueden cuidarse de asegurar que sus investigaciones no rebasen ciertos límites, Trump continúa sus asaltos a cosas como la ciudadanía por nacimiento, el derecho al voto, el poder judicial y así sucesivamente… una vez más: ¡todo eso únicamente en la última semana!

¿Qué les dirán las futuras generaciones, si es que aún existan esas generaciones, cuando les explique que sabía que había una manera de deshacerse del régimen, pero era muy arriesgada, no había garantías, y bien podría haber requerido que usted cambiara mucho en su vida… por lo que intentó tomar un camino más seguro?

Y, sí, existe una manera de cambiar esto… pero es un camino duro. Implica reconocer la verdad sobre Estados Unidos y su verdadera historia y tejido social y la verdad acerca de lo que de hecho se requerirá para expulsar a este régimen. Y de hecho implica llevar esto a las calles, en la desobediencia civil no violenta, pequeña al principio pero con el objetivo de despertar, atraer e incorporar a millones de personas. En estos momentos, quiere decir ir a todas partes y luchar con la gente para dejar este marco en el que la dirigencia demócrata, la MSNBC y los demás están metiendo a usted ASÍ COMO tomar acción (aunque sean acciones pequeñas al principio) contra los ultrajes los que ya está perpetrando el régimen como parte de la ofensiva fascista. Y ante todo quiere decir encontrar las formas de llevar a la plaza pública y al debate público las demandas de Rechazar el Fascismo —¡Esta pesadilla tiene que terminar: El Régimen de Trump y Pence tiene que marcharse! ¡En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista!— con las cuales muchísimas personas están de acuerdo de corazón, o con las cuales estarían de acuerdo si llegaran a conocerlas.

Una vez más, en& ese contexto, en un contexto en el que millones de personas estén diciendo ¡NO! en las calles, las diferencias muy reales y muy serias entre los fascistas y su oposición burguesa tradicional podrían entrar en juego como parte de una lucha para expulsarlo. En ese contexto, los conflictos sobre algo como suspender la investigación de Mueller acerca de los tejemanejes de Trump con Rusia podrían convertirse en parte de impulsar una lucha mucho más amplia, en pro de los intereses de la gente y de lo que se necesita: no solo ponerle presuntos frenos a este régimen sino muy realmente expulsarlo.

Un sistema completamente diferente, y mucho mejor, es posible: ¡Éntrele a BA!

El cuarto, y más esencial, punto es el siguiente: esta monstruosidad inexorable fascista no salió de la nada; es el engendro de un sistema económico y político muy específico. Ha venido acumulándose durante años como respuesta a las contradicciones muy arraigadas y ahora en agudización en una sociedad del tipo en el que vivimos (el capitalismo-imperialismo) y la forma de gobierno que, por mucho que esto se tape, es en esencia una dictadura de esta clase capitalista-imperialista. La democracia de Estados Unidos es una democracia fundada y condicionada por las necesidades de las capas gobernantes del país: durante sus primeras ocho décadas, las clases de los dueños de esclavos y de los capitalistas; y desde ese entonces, la clase dominante capitalista-imperialista, que ha extendido sus tentáculos por todo el mundo. Los derechos civiles y legales, los que son importante defender, no obstante son derechos enmarcados en lo que sirve o al menos lo que no están en conflicto con las necesidades de este sistema. Este funcionamiento normal crea la ilusión de que “nos estamos gobernando a nosotros mismos”, cuando en realidad, como mucho, tenemos el poder de elegir cuál representante de la clase dominante perseguirá sus intereses y defenderá su forma de gobierno sobre las masas de personas en todo el mundo y sobre nosotros. Y cuando el sistema sufra una crisis profunda, como ahora, los de arriba pueden eliminar incluso los derechos limitados que sí existen, y pueden instaurar una dictadura sin tapujos. Para las capas gobernantes, el fascismo es preferible a una revolución que acabaría con su sistema.

Pero independientemente de la forma de gobierno, el poder real está en las manos de una pequeña clase de capitalista-imperialistas. Así que pregúntese: ¿por qué estamos encerrados en semejante sistema en el que nos dicen que podemos elegir únicamente entre formas más despiadadas y formas más democráticas de dictadura? ¿Por qué enfrentamos, continuamente, los ultrajes y horrores entretejidos tan profundamente en esta sociedad, de la encarcelación en masa genocida y la opresión general de los negros, latinos y pueblos indígenas; la persecución y satanización de los inmigrantes; la degradación y opresión de las mujeres; las invasiones y ocupaciones a otros países; y el demente saqueo y destrucción del medio ambiente por el capitalismo?

Es cierto que el régimen de Trump y Pence empeora e intensifica mucho más todas estas cosas, pero lisa y llanamente ¿por qué los aceptamos? Los demócratas no tienen respuestas para nada de eso, aparte de, en algunos casos, imponer estas relaciones opresivas básicas de modo un poco distinto. Así que no solo luchemos contra el régimen, por importante que sea hacerlo, sino que en serio exploremos el trabajo que ha hecho Bob Avakian para examinar profundamente la fuente del problema que enfrentamos y además exploremos la solución que él ha desarrollado: el plano para una sociedad completamente diferente en la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte, y la estrategia que él ha desarrollado para hacer una revolución real, en la nueva película Por qué nos hace falta una revolución real y cómo concretamente podemos hacer la revolución.

Al adentrarse en estas obras, en esta solución, la gente podría contar con mayores fundamentos sobre la necesidad de tomar parte en la lucha contra este régimen e impulsarla. Hace falta que las personas que este tercer futuro atraiga, el futuro que asuman y por el que empiecen a luchar —el futuro de la emancipación de toda la humanidad— se conecten constantemente con otros y les pongan retos, al estilo de nosotros, a partir de la comprensión más profunda de las raíces de este problema… cuál es la solución a ese problema subyacente profundo… y a esa luz, la verdadera seriedad de la amenaza representada por este régimen y lo que hay que hacer en este mero momento para expulsar al régimen que hoy avanza hacia adelante de manera tan febril. Cuanto más los revolucionarios hagan que esto incida, más amplios serán los sectores de personas que será posible atraer e incorporar y más profunda será la unidad que será posible forjar.

Estos son tiempos muy cruciales. ¿Estará usted, estaremos todos nosotros, a la altura del desafío que plantean?


* Sobre este último punto, claramente una de las cosas más repugnantes de la campaña fue la manera en que los demócratas se alardeaban de haber postulado a unos candidatos ex militares y ex CIA y honrar su “servicio a la patria” — es decir, su participación en las guerras criminales de agresión contra los pueblos oprimidos. [regresa]


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net