worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Las declaraciones de firma de Bush

Declaraciones de firma

Dennis Loo, Comité Directivo de El Mundo no Puede Esperar

Domingo, 3 de febrero de 2008

Declaraciones de firma (en inglés)

dennisloo.blogspot.com

Desde que asumió el cargo, el presidente Bush ha hecho centenares de declaraciones de firma que efectivamente anulan las leyes que firma - mucho más que el conjunto de todos los presidentes anteriores. En estas declaraciones de firma, declara que no está sujeto a la autoridad ni del Congreso ni de la magistratura. En su primer mandato solamente, hizo veinticinco por año. (Para saber más, vea el capítulo nueve, titulado "The Campaign for Unfettered Power: Executive Supremacy, Secrecy and Surveillance" [La campaña por el poder sin trabas: la supremacía ejecutiva, los secretos y el espionaje], del libro de Barbara Bowley Impeach the President: the Case Against Bush and Cheney [Juicio de destitución al presidente: El caso contra Bush y Cheney). Después de las elecciones del año 2006, a mediados del mandato, desistió un poco; pero, cuando se hizo claro que el Congreso no le negaría nada, volvió a afirmar agresivamente el poder ejecutivo sin trabas.

Cuando hablo en público acerca de la Casa Blanca de Bush y Cheney, planteo frecuentemente que, por malos que se piensa que sean, al analizar más a fondo y con más atención lo que han estado haciendo, se da cuenta de que son muchísimo peores. La verdad es espeluznante.

Aun aquellos que han seguido lo que está pasando continúan reaccionando con "conmoción y pavor". La monstruosidad de lo que está ocurriendo de hecho dificulta que la gente de este país responda, porque se trata de algo tan distante de lo que suelen pensar acerca de su gobierno.

Incluso entre los que saben mucho de historia y que, por lo tanto, albergan pocas ilusiones sobre este gobierno, hay algunos que no captan la gran importancia de las medidas que se están tomando. Muchos de ellos tienden a pensar que esto no es más que lo mismo y que la lucha para sacar del poder a Bush y Cheney impide ver el carácter fundamental del imperialismo de EE.UU. Por lo tanto, se mantienen al margen de la lucha para un juicio de destitución.

Esas personas no alcanzan a ver que Bush y Cheney están en la vanguardia de una ruptura con las normas del pasado, y que la legalización de la tortura, la trituración de los derechos al debido proceso, el espionaje en todas partes, las afirmaciones abiertas de que el ejecutivo no tiene que responder a nadie - ni al Congreso, ni a la magistratura, ni a los tribunales internacionales, ni al pueblo - son los elementos de un estado fascista. Si usted queda con los brazos cruzados, permitiendo que Bush y Cheney hagan lo que hagan, y usted no lo lucha y no hace todo posible para sacarlos del poder, entonces está permitiendo que esas nuevas medidas lleguen a ser la nueva norma. Eso sería un error fatal.

Las personas a quienes ahora se torturan y detienen indefinidamente son las más indefensas - por ejemplo, los musulmanes; y los académicos despedidos y amenazados incluyen a los que han planteado sus posturas con mayor fuerza (como Ward Churchill). Las personas que todavía no enfrentan redadas y brutalidad demasiadas veces ignoran la suerte de aquéllas. Naomi Wolf, en su nuevo libro The End of America (El Fin de América) cita a un amigo que en otras situaciones es compasivo, que dice: "Pues esa no es mi lucha".

Negarse a defender a los que sufren la muerte, la tortura, la brutalidad y el despido no sólo es indefendible moralmente, sino miope. Si un gobierno puede hacer cosas terribles con impunidad a los más vulnerables, sus próximos pasos serán - y ya son - perseguirles sistemáticamente a los menos marginados: las personas que ahora piensan que es permisible que el ejecutivo pisotea las libertades y los derechos civiles en nombre de "la seguridad nacional".

Presten atención al siguiente artículo que señala que Hillary, Obama, y Romney han dicho públicamente que, al ser elegidos, utilizarán también las declaraciones de firma. McCain ha dicho que no lo hará; sin embargo, cuando el Congreso aprobó la enmienda McCain del 2005, que prohíbe torturar a los detenidos, Bush agregó una declaración de firma que indicó que no iba a cumplir con ella. McCain no dijo nada. No dijo nada a pesar de que Bush acaba de destruir el valor de la enmienda. No dijo nada porque él mismo quería ser presidente.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net