worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Violencia por omisión contra Haití

Este pasado viernes, estuvimos en una demostración de apoyo solidario con el pueblo de Haití y a la verdad que la temperatura estaba fuera de serie. Un frío que era para quedarse en casa. O sea, teníamos claro: no queremos estar aquí, pero solidariamente necesitamos estar aquí.

En esta demostración de amor solidario, el sacramento más importante, nuestra denuncia fue y sigue siendo que la ayuda humanitaria a Haití tiene que estar fundamentada en por un lado denunciar y por otro lado combatir los pecados de violencia por omisión que se han y se siguen cometiendo contra el pueblo de Haití.

Vino a mi mente durante esta demostración la narrativa Bíblica la cual dice que el pecado está en aquella persona que sabiendo hacer lo bueno no lo hace (Santiago 4:17). Por supuesto, esto asimismo se aplica a los pueblos, recuerden que nuestra Diosa es una experiencia de empoderamiento en donde a través de un reencuentro con su creación se restituye la justicia social. De aquí el que sostenga que el pecado por omisión es una acción de violencia en donde existe la abstención de hacer o de decir algo que es necesario. ¡Por lo tanto, no pequemos!

Ahora bien, es sumamente importante tener claro que el pecado de la violencia por omisión, como todo tipo de violencia, tiene un carácter histórico y por consiguiente es imposible entenderla fuera del contexto social en que se produce. De aquí la importancia de Pablo Freire cuando nos en su famoso libro, Pedagogía del Oprimido: En verdad, lo que pretenden quienes oprimen es transformar la mentalidad de quienes están siendo oprimidos y no la situación que les oprime. A fin de lograr una mejor adaptación a la situación que, a la vez, permita una mejor forma de dominación.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer? Podemos comenzar por denunciar el pecado de la omisión de la indemnización que nunca Estados Unidos y Francia otorgaron al pueblo de Haití. El empobrecimiento de Haití comenzó inmediatamente en 1804 cuando se declararon independientes, y tuvieron que pagar una deuda impagable a Francia por ser un país libre. Quienes saben de números están diciendo que ahora mismo Francia debe de pagar más de $22 billones de dólares. Que quede claro, es una de las razones por las cuales se le dio el golpe de estado al presidente Jean-Bertrand Aristide, quien se atrevió a demandar esta indemnización.

Por otro lado está la limosna de $100 millones de dólares en mendicidad de parte del gobierno de Estados Unidos, pero a cambio hay que permitirles una invasión y colonización militar contra Haití. Mientras tanto este gobierno hipócrita se ha gastado hasta esta fecha más de $1.05 trillones de dólares en las guerras ilegales e inmorales contra los pueblos de Irak y Afganistán. Esto son unos $37,500,000, diarios.

Y por supuesto, en todo este pecado por omisión de violencia que se identifica como institucional y/o estructural/ cultural, hay que mencionar el papel sucio del Banco Mundial el Fondo Monetario Internacional, y las mal llamadas ONG, tres instituciones pecaminosas controladas por Estados Unidos. Que no se nos olvide, para las corporaciones estadounidense Haiti es una gigantesca maquiladora de pesadillas. Por un lado los salarios son de esclavitud, no invierten en el país que se establecen y contribuyen a la explotación y subordinación de las mujeres, entre otras cosas. A esto se suma su cercanía territorial para transportar las mercancías hacia Estados Unidos, y por supuesto, la estrategia perfecta militar para velar a la revolución cubana.

Sigamos luchando contra el pecado capital de la violencia por omisión hacia Haití mientras implementamos la paz con justicia.

Lbarrios@jjay.ccuny.edu


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net