worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Los aviones no tripulados, las chusmas de linchamiento y la ocupación militar...
Más ultrajes y crímenes del autoproclamado paladín mundial de los derechos humanos

Alan Goodman | 21 de octubre de 2015 | Periódico Revolución | revcom.us

 


Los países que han sido el blanco de los ataques de drones estadounidenses. Mapa: http://www.forensic-architecture.org/

Los gobernantes de Estados Unidos y sus medios de comunicación constantemente proclaman que llevan la democracia y los derechos humanos al mundo. Tres ultrajes en la última semana arrojan luz sobre la VERDADERA naturaleza de lo que Estados Unidos lleva al mundo: el asesinato en masa por aviones no tripulados (drones), una ocupación devastadora de Afganistán, y el respaldo para un reino de terror de su aliado Israel contra los palestinos.

Los drones siembran la masacre y el terror en Yemen y Pakistán

Esta semana, una importante serie de artículos basada en documentos filtrados por un denunciante salió en The Intercept— que reveló que hasta el 90 por ciento de los muertos por ataques de drones estadounidenses ni siquiera eran los blancos previstos.

Barack Obama afirma que el uso de drones de parte de la CIA y el ejército de Estados Unidos en lugares como Pakistán y Yemen es “sumamente restringido” y se dirige solamente a “blancos de Al Qaeda de alto valor” o “fuerzas que están concentrándose para apoyar ataques contra las fuerzas de la coalición”. En realidad, los ataques de drones estadounidenses siembran el terror masivo e indiscriminado sobre la población de Yemen y Pakistán.

Los criterios oficiales para los asesinatos con drones autorizan el asesinato sin nada que parece en absoluto a un proceso judicial. Por ejemplo, la CIA no sólo asesinó ilegalmente al ciudadano estadounidense Anwar al-Awlaki, sino que en otro ataque de drones de una semana más tarde asesinó a su hijo que nunca fue acusado de nada y no había estado en contacto con su padre por dos años. Un portavoz de Obama justificó el asesinato diciendo que el hijo de al-Awlaki debería haber tenido “un padre mucho más responsable”.


El personal lesionado en el hospital de Médicos Sin Fronteras / Médecins Sans Frontières en Kunduz, Afganistán que fue bombardeado por aviones militares de Estados Unidos el 3 de octubre. El ataque asesinó a por lo menos 19 personas, entre ellas 12 del personal médico. Foto: Médecins Sans Frontières

Pero no sólo es el caso que los criterios oficiales permiten que Estados Unidos mate a cualquiera sin revisión judicial, sino que la mayoría de los muertos no son las víctimas previstas. La campaña militar estadounidense obscenamente llamada “Operación Haymaker” [un “haymaker” es un puñetazo muy duro] mató a más de 200 personas entre enero de 2012 y febrero de 2013, y según los propios militares, sólo 35 de los muertos eran los blancos previstos. Durante un período de cinco meses de “Haymaker”, casi el 90 por ciento de las víctimas de los drones estadounidenses no eran blancos previstos.

En la jerga deshumanizante de los militares estadounidenses, las personas asesinadas a propósito por los drones se conocen como “jackpots” (premios gordos) y las muertes no previstas se conocen como “EKIA” —“enemigos” muertos en acción— una categoría que incluye a las mujeres y niños así como las personas bombardeadas en su hogar o una reunión social.

El hecho de que los militares de Estados Unidos se refiere a las personas que asesinan por accidente como enemigos muertos en acción arroja una luz horripilante sobre la naturaleza del programa de drones de Estados Unidos: el asesinato en masa y el terror indiscriminado en que se considera el “enemigo” a cualquiera que se encuentre cerca de un ataque de un dron.


Manifestantes en Houston denuncian el asesinato de Fadi Alloun por una turba de israelíes y policías. Crédito: Especial para Revolución

Chusmas de linchamiento y masacres en Israel

En octubre las fuerzas israelíes han matado a treinta y siete palestinos y herido gravemente a cientos de otros, disparando munición real contra los manifestantes y llevando a cabo ejecuciones extrajudiciales en la calle de palestinos sospechosos de estar involucrados en ataques de cuchillo que mató a siete israelíes este mes.

Y las autoridades y medios de comunicación israelíes han fomentado un ambiente de linchamiento en que los colonos rabiosos cazan a los palestinos. El 4 de octubre mataron a Fadi Samir Alloun, un joven de 19 años de edad, después de un ataque de cuchillo hirió a un adolescente israelí. No hay evidencia de que Alloun tuviera implicación alguna en el apuñalamiento, pero en todo caso una chusma lo persiguió gritando “¡Dispárale! ¡Es un terrorista! ¡Dispárale!” y “¡Muerte a los árabes!” En lugar de intervenir para detener el linchamiento, la policía israelí ejecutó a sangre fría a Fadi Samir Alloun.

A pesar de que dañaría a su imagen como autoproclamados paladines de los derechos humanos, todos los gobernantes de Estados Unidos están de acuerdo en mantener una “relación especial” con Israel. Esa “relación especial” es la de “valores” compartidos de genocidio y opresión, y una relación en la que Israel ha servido siempre como un asesino a sueldo relativamente estable y fiable para Estados Unidos en la región y en todo el mundo.

Mientras las chusmas y policías israelíes aterrorizaban y asesinaban a palestinos, el nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos viajó a Israel para reunirse con el comandante en jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel y otros. Un portavoz del ejército estadounidense dijo que la visita tenía el fin de reafirmar el compromiso de Estados Unidos con Israel.

Extendiendo la ocupación estadounidense de Afganistán

El 15 de octubre, Barack Obama anunció que 10.000 tropas estadounidenses permanecerán en Afganistán hasta y más allá de su mandato. La invasión estadounidense de Afganistán en 2001 dejó muertos a cientos de miles de civiles, combatientes y otros que murieron como resultado de la infraestructura arruinada, las malas condiciones de salud, la pérdida de alimentos y la devastación económica.

¿Bastión de ilustración O matón para el imperialismo? El caso de ISRAEL

Se encuentra un análisis profundo de la naturaleza de Israel, su relación con Estados Unidos y la ilegitimidad de invocar el Holocausto para justificar el genocidio en “¿Bastión de ilustración O matón para el imperialismo? El caso de ISRAEL”.

Amnistía Internacional investigó casi una docena de casos de muerte en masa a manos de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán entre 2009 y 2013. Los crímenes incluyeron la muerte, en una redada al estilo SWAT contra una celebración de nacimiento, de dos mujeres embarazadas que trataban de proteger a los otros huéspedes, y la masacre en un bombardeo estadounidense de hasta 140 personas que recogían combustible de un camión cisterna abandonada. Amnistía informó: “El ejército de Estados Unidos no presentó cargos en ninguno de los casos que investigamos, los que causaron la muerte de más de 140 civiles”, y “Parece que se ha hecho caso omiso de la evidencia de posibles crímenes de guerra y homicidios ilegales”.

Obama justifica el mantener tropas estadounidenses en Afganistán afirmando que “el punto esencial es que en áreas clave del país la situación de seguridad sigue siendo muy frágil, y en algunos lugares existe el riesgo de deterioro”.

Pero se supone que nadie vaya a preguntar: ¿Cómo hemos llegado a esta situación?

En 2001, poderosos sectores de la clase dominante estadounidense vieron los ataques del 11-S como un momento que podrían, y debían, aprovechar para derribar y subordinar a las fuerzas fundamentalistas islámicas, y para consolidar el papel de Estados Unidos como la única superpotencia del mundo. Invadieron Afganistán, y dos años más tarde invadieron Irak. Doce años más tarde, Estados Unidos sigue librando guerra en Afganistán. Una gran parte de Irak está ocupada por virulentos fundamentalistas islámicos. Y las secuelas de la invasión estadounidense siguen fomentando y fortaleciendo las fuerzas yihadistas reaccionarias en una vasta región del mundo.

La invasión estadounidense de Afganistán hizo aún peores las condiciones en un país desesperadamente pobre y brutalmente oprimido. La vida de las mujeres en las regiones controladas por el régimen islamista pro-estadounidense no es —excepto en unos pocos lugares en las ciudades más grandes— nada mejor que la vida bajo el régimen talibán. Y está creciendo el número de muertos en la guerra entre el régimen respaldado por Estados Unidos y los talibanes. Después de más de 13 años de la invasión y ocupación estadounidense, ocurrió un número récord de muertos y heridos civiles en 2014: más de 10.500. Uno de cada diez afganos es un refugiado.

* * *

La ausencia de protesta en masa y determinada dentro de Estados Unidos en contra de la ocupación estadounidense de Afganistán —y los otros crímenes de Estados Unidos en Asia Central, África del Norte y el Medio Oriente— alimenta un círculo vicioso donde los yihadistas afirman que los crímenes del gobierno de Estados Unidos representan al pueblo estadounidense. Eso tiene que cambiar. Es esencial que la gente del mundo vea mucho más protesta de parte de todos los sectores de la población estadounidense en contra de los crímenes de “nuestro” gobierno alrededor del mundo.

 


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net