worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El ataque fascista al estado de derecho

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

El estado de derecho está bajo fuerte ataque — y esto es una parte integral de una reconfiguración fascista de la sociedad.

Trump y su camarilla están llenando las cortes de alto nivel con fascistas y facilitadores del fascismo, incluida hasta la Suprema Corte. Desacreditan e intimidan a las cortes que les estorban, azuzan a su base contra ellas, y amenazan con simplemente ignorar sus órdenes. 

Atacando las cortes… y llenándolas de facilitadores del fascismo

Es abierto el asalto de Trump contra el estado de derecho. Después de que unas cortes emitieron órdenes temporales contra su prohibición de inmigrantes musulmanes y refugiados, sus secuaces hicieron amenazas como “Nuestros oponentes, los medios de comunicación y el mundo entero pronto verán, cuando comencemos a tomar nuevas medidas, que los poderes del presidente para proteger a nuestro país son muy sustanciales y no se van a cuestionar”. Le hacen eco a Hitler.

O este tuit del aliado cercano y fascista cristiano, exgobernador de Arkansas Mike Huckabee: “Ojalá que @POTUS le dijera al juez de Hawái lo que Andrew Jackson le dijo a la corte que se extralimitaba — me hago el sordo, que la corta imponga su orden”. Huckabee invocaba la infame posición de Andrew Jackson, un presidente genocida que masacraba a indígenas y poseía esclavos, que desafió una orden de la Suprema Corte estadounidense que hubiera interferido con la toma violenta de tierras indígenas por el gobierno para extender la esclavitud. 

Quizás sea menos obvio que atacar a las cortes así de frente se combina con llenar las cortes con su gente. Trump y los republicanos han declarado que harán lo imposible para que se apruebe la nominación de Neil Gorsuch a la Suprema Corte. El nombre de Gorsuch apareció en la lista de candidatos potenciales a la Suprema Corte que Donald Trump publicó durante la campaña. Esa lista fue preparada por los fascistas tradicionales cristianos y sirvió para cimentar su alianza; para ellos, revocar el derecho al aborto es una condición sine qua non (clave para un acuerdo). Trump y los republicanos que controlan las dos cámaras del congreso están en una posición para llenar cientos de posiciones de alto nivel en las cortes federales con jueces de la misma calaña de Gorsuch.

Degradar y amenazar con desafiar a las cortes, y llenarlas con facilitadores del fascismo, es un golpe doble. Si Gorsuch, como se informó, le dijo a un senador demócrata que los ataques de Trump a jueces eran “desalentadores y desmoralizadores”, esto podría servir a las relaciones públicas, pero también podría representar una división de trabajo entre la implementación del programa trumpista desafiando el poder judicial y el uso del poder judicial para “legitimarlo”.

Atacar al estado de derecho

Los ataques de Trump contra el poder judicial van de la mano con un ataque multifacético contra el estado de derecho — es decir, un ataque contra el concepto de que nadie esté por encima de la ley. Él ha convocado a que “saquen en camilla” a manifestantes contra sus actos. Su procurador general Jeff Sessions es un enemigo de por vida de los derechos civiles. En un país donde el terror y el asesinato policía en las comunidades oprimidas reinan casi sin frenos ya de por sí, Trump les dijo a los líderes del Fraternal Order of Police (Orden Fraternal de Policías (FOP): “Siempre apoyaremos… a los y las increíbles agentes policiales. Siempre estaré con ustedes — el 100 por ciento”. (Énfasis añadido)

Todo eso va con el fin de triturar los derechos que la Constitución de Estados Unidos supuestamente garantiza al pueblo en general, además de arrollar a la oposición dentro de la clase dominante, en parte por medio de concentrar el poder absoluto e indiscutido en el poder ejecutivo (la presidencia, los organismos de represión violenta como el FBI y la CIA y los organismos administrativos federales) y aplastar la capacidad de las cortes de ponerle obstáculos al programa de Trump.

La esencia de la cuestión no es la personalidad de Trump. Él ha sido promovido debido a las profundas crisis ante este sistema. Lo respaldan fuerzas poderosas en la clase dominante cuyos objetivos políticos los expresa el Partido Republicano. Y él está implementando un programa fascista.

¿Qué es el “estado de derecho” y por qué lo quiere triturar Trump?

Los derechos democráticos básicos en el presente sistema existen dentro de un marco de continuar el dominio y el saqueo. Y los definen los intereses de la clase dominante capitalista-imperialista. Como Bob Avakian ha señalado repetidas veces, nunca habrá y nunca puede hacer un derecho de comer bajo el capitalismo. ¿Por qué? Porque los derechos que existen en esta sociedad son restringidos por la realidad de que esta es una dictadura de la clase capitalista-imperialista. Solamente esta clase controla el derecho de utilizar los instrumentos de fuerza y coacción (las fuerzas armadas y la policía, las prisiones, las cortes, etc.) y el poder ejecutivo contra cualquier sector de la población, grupo o país que infrinja sus intereses; dentro de ese marco, extienden ciertos derechos a otros sectores del pueblo. 

Lo que es aún más esencial es que los derechos del tipo que la Constitución de Estados Unidos define funcionan para resolver conflictos entre diferentes facciones de la clase capitalista, y para mantener el control sobre el pueblo, mediante formas como las cortes, las elecciones, etc. Por ejemplo, la “libertad de la prensa” en esta sociedad, significa ante todo la libertad para que poderosas facciones de la clase dominante compitan en los “medios de comunicación” para influenciar la opinión pública. Con el paso del tiempo, y junto con el auge de la hegemonía estadounidense imperialista y su capacidad de aprovechar ese saqueo mundial para privilegiar a diferentes sectores del pueblo, han extendido esos derechos a veces para dar cierto nivel de derechos civiles formales. 

Al mismo tiempo, la mayoría de las personas en Estados Unidos, la mayor parte del tiempo, se acostumbran a contar con ciertos derechos. Se permiten protestas bajo ciertas condiciones. Algunos de esos derechos legales, como la igualdad formal para el pueblo negro, sólo se consiguieron en el contexto de una lucha heroica que rebasó con mucho el tipo de protesta lo que este sistema considera legal. Acuérdense: era una violación de la ley que una persona negra tan siquiera se negara a sentarse en la parte de atrás de un autobús en el Sur bajo la segregación del Jim Crow. Por lo que, por limitados que sean estos derechos de por sí, siempre han sido extremadamente desiguales los niveles en que se respetan y hasta si se conceden o no. 

El de que le conceden algunos derechos al pueblo, incluidos los derechos a votar, no significa que la gente ejerza el poder o que sea el “amo del gobierno”. Esos derechos —por limitados que sean— sirven tanto como una “válvula de presión” por la cual pueden encauzar el descontento y la indignación hacia formas que no amenacen el orden prevaleciente como de hacer que las masas populares se imaginen que tienen un interés en el estatus quo, que todos tienen los mismos derechos que los demás, etc.1

La profunda crisis del sistema y la respuesta fascista

El capitalismo-imperialismo —sea en una forma fascista o “democrática”— siempre es una forma de la dictadura de la clase dominante capitalista-imperialista que mantiene un monopolio del uso admisible de la violencia. Pero el fascismo es una forma drástica y radicalmente peor de ese dominio. El fascismo ha venido cobrando fuerza por medio de una secuencia de regímenes republicanos, desde Reagan, los Bush y ahora, a un nivel cualitativamente mayor, con Trump. El impulso hacia una forma fascista de gobierno surge de las profundas crisis ante este sistema, por las cuales —a los ojos de lo que ahora son los sectores prevalecientes de la clase dominante— no hay soluciones dentro de la forma “normal” (democrática burguesa) de gobierno.

Hoy día, el imperio estadounidense se encuentra seriamente limitado y dificultado en su capacidad de saquear a la gente y a los recursos por todo el planeta debido al auge de rivales globales como Rusia y China, adversarios regionales como Irán, “comodines” como Corea del Norte y el pernicioso yihadismo fundamentalista islámico reaccionario. Una intensa competencia global ha socavado las condiciones en que los sectores de la población con mayores privilegios se acostumbraban durante décadas a gozar un estilo de vida cómodo como “su tajada” (del saqueo del imperio estadounidense — aunque por supuesto nunca se mencionaba). Lo que sectores grandes de blancos estadounidenses han considerado las “normas sociales”, como la subyugación de las mujeres, la opresión de las nacionalidades y los papeles tradicionales de género, han sido minadas por luchas de masas o erosionadas por cambios demográficos, económicos y culturales. Durante mucho tiempo, diferentes facciones en la clase dominante no han logrado resolver sus diferencias por medio de las instituciones y cauces normales del sistema — y eso se ha expresado en una parálisis del gobierno.

Bajo estas condiciones, para salir del “punto muerto” y lidiar decisivamente con estas contradicciones, un sector de la clase dominante, encabezado por Trump, se ha consolidado en torno a la necesidad de imponer el fascismo y destruir mucho y quizás todo de lo que se han considerado derechos, protecciones y procedimientos democráticos. En cambio, se empeñan a hacer uso de los instrumentos de violencia del estado, y turbas fascistas, para reprimir abiertamente tanto a sus rivales en la clase dominante, como a cualquiera de entre las masas que se les oponga, y a poblaciones enteras que para ellos están fuera de la “protección” de la ley (por ejemplo, musulmanes, inmigrantes, etc.).

¿Qué hacemos ahora?

Para la clase dominante, respetar los supuestos derechos democráticos no es más que una cuestión de conveniencia. Pero para la humanidad, y en particular para los que aspiran a superar un mundo de explotación y opresión, sí importa si se conservan esos derechos. Será incalculablemente más difícil montar cualquier tipo de lucha por un mundo mejor si aplastan con saña a la gente en cuanto levante la cabeza, y si encajan a los propios oprimidos en condiciones cualitativamente peores y apenas permiten que respiren (con la amenaza del genocidio literal “al estilo de la solución final” en el fondo y —según cómo se desarrollan las cosas— considerada por los gobernantes como una opción real). Y para los revolucionarios —y sí, para toda la humanidad— el objetivo debe ir más allá de derrotar este intento de imponer el fascismo e ir hacia la revolución.

Es críticamente importante defender el estado del derecho y defender a todos los que sufren la represión violenta o la injusticia judicial por parte de los fascistas, incluso miembros e instituciones de las mismas clases dominantes. Al mismo tiempo, hay una manera de superar el sistema que nos metió en este problema en primer lugar — un sistema que en su funcionamiento normal nos ha “regalado” la encarcelación en masa y la persecución genocida del pueblo negro y otros pueblos oprimidos… la subyugación de las mujeres… el saqueo del medio ambiente… la sobreexplotación y persecución de los inmigrantes… y lo que no es menos importante, las terribles guerras que en sólo las últimas pocas décadas han robado a millones de vidas inocentes. Hay una Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte que ofrece la guía para superar y suplantar a la actual sociedad y donde el mismo concepto de la libertad es mucho más rico, al mismo tiempo que protegen los derechos del individuo de una manera que nunca se ha visto y nunca se podrá ver en esta sociedad actual.

 

1. Vea, por ejemplo, Communism and Jeffersonian Democracy (El comunismo y la democracia jeffersoniana (en inglés) de Bob Avakian, la sección "Las elites que se compiten entre sí — y más allá de las elites" y en particular la sub-sección “Qué ocurre —y no ocurre— mediante las elecciones... lo que es —y lo que no es— la actividad política con sentido”. Lea otros pasajes de esta obra en español aquí [regresa]


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net