worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Presentación de Andy Zee:

Asuntos de vida o muerte: Ciencia, epistemología, conspiraciones, fascismo y una manera completamente diferente de conocer y cambiar radicalmente el mundo

23 de diciembre de 2020 | revcom.us

Nota de la redacción: A continuación presentamos la transcripción de la presentación inicial de Andy Zee en el foro virtual del 16 de diciembre “Un caso de estudio con asuntos de vida o muerte: Ciencia, epistemología, conspiraciones y fascismo“, copatrocinado por RefuseFascism.org (Rechazar el Fascismo) y El Show RNL — ¡Revolución, y Nada Menos! Los otros panelistas del foro fueron el historiador Paul Street y el médico de urgencias Phil Rice, y fue moderado por Coco Das del Consejo de Redacción de Rechazar el Fascismo.

Mis compañeros han presentado pruebas convincentes del rechazo criminal y la oposición abierta a la ciencia por parte del régimen de Trump y Pence. La derrota electoral del régimen ha puesto en claro de manera profunda qué tanto están desconectados de la realidad. No sólo un demente Rudy Giuliani presentó demandas sin ninguna evidencia — sino que literalmente se presentaron teorías locas de conspiración de parte de QAnon para explicar un imaginario robo de las elecciones. QAnon es un siniestro súperpropagador en el Internet de teorías fascistas lunáticas — tales como que el Partido Demócrata es en realidad una operación de secuestro de niños organizada en torno a la captura de niños para literalmente chuparles la sangre. Después de estas elecciones, tenemos ahora a los propagadores de QAnon que se postularon, ganaron y representarán al Partido Republicano fascista de Trump y Pence en el Congreso. Oculta el peligro para la humanidad burlarse de semejantes locuras y mostrarse indiferente ante éstas, en tiempos en que un enorme sector de Estados Unidos está completamente desconectado de la realidad y cree fervientemente que su realidad alterna, sin hechos, es moralmente superior y existencial para sus vidas. Esta destrucción de la verdad es un factor clave en la formación de una base fascista, un líder fascista y un gobierno fascista. Lo hemos vivido durante cuatro años... y ha venido haciendo metástasis durante 40. Trump y Pence probablemente saldrán pronto, aunque todavía están tratando de echar por tierra las elecciones. Aunque todavía no se han ido, pueden hacer un enorme daño hasta que ya no tengan en sus manos las armas del poder estatal, pero incluso cuando están fuera del poder ejecutivo, el peligro fascista permanece.

Paul Street y el Dr. Phil Rice han aportado pruebas contundentes de que la negativa del régimen fascista de Trump y Pence a adoptar y fomentar un enfoque científico del virus de la Covid ha significado que los científicos, los investigadores médicos, los trabajadores sanitarios en las primeras líneas, así como las amplias masas de personas cuyo papel en la adopción de prácticas sanas para frenar la propagación de la infección fue, y sigue siendo, decisivo hasta que la mayoría de las personas de Estados Unidos y de todo el mundo se inoculen con una vacuna sana y eficaz, y esta negativa del régimen ha provocado un número criminal espantoso de muertes y enfermedades innecesarias. Quiero comenzar esta presentación aportando algunas pruebas adicionales al debate:

[Aquí, Andy Zee reprodujo un minuto de cortos de video: primero, la comediante Sarah Cooper hace un número sobre Trump cuando sugiere que la gente tome lejía y de alguna manera se inyecte luz solar en el cuerpo, seguido de un corto de 10 segundos de Trump diciendo que el virus “simplemente desaparecerá” — como de milagro].

Nos reímos de esto, especialmente de la graciosa emulación de Sarah Cooper sobre la locura de Trump, pero esto debería ser una puerta a una dura confrontación con el espectáculo de horror que este ignorante... este psicópata... este fascista... ha hecho caer sobre la humanidad. Lo absurdo de las tonterías de Trump cumple un propósito. Un propósito fascista —cuyo efecto es potencialmente más mortal que el costo en muertes y enfermedades debilitantes— porque destruye cualquier sentido de lo que es real y lo que no lo es y cómo determinar lo que es verdad — sin el cual las personas están susceptibles a que las manipulen, incluso de modo que cometan grandes crímenes. Esta fanfarronería entretiene a la base fascista que disfruta de la “irreverencia” del líder fascista y se siente validada en su resentimiento y deseo de vengarse en contra de aquellos a los que se les ha enseñado a sentir que les está quitando, y menospreciando.

Al mismo tiempo, la bufonería cautiva mientras ciega a los liberales y progresistas a la hora de enfrentarse a la enormidad y la esencia de lo que está pasando —la lucha en la cima de la sociedad por una forma de gobierno fascista—, la trituración de toda pretensión de democracia, de una forma más descarada de dictadura del sistema capitalista por el líder del partido fascista y la formación de un conjunto aglutinador de valores diferentes a partir de una amalgama de supremacía blanca abierta, patriarcado y xenofobia, cohesionados con la mitología y el programa de Estados Unidos Ante Todo con cimientos de una teocracia cristiana fundamentalista.

Dije que han pasado 4 años y 40 años. Hace 40 años, en respuesta a los cambios en el mundo y a los levantamientos de los años 1960 y lo que fueron concesiones a esas luchas que resultaron en un mayor reconocimiento e inclusión de los negros, las mujeres y las lesbianas y los gays. Después de que el presidente Nixon fue obligado a renunciar a la presidencia, el movimiento conservador de extrema derecha se aglutinó en torno a Ronald Reagan. Reagan pregonó una mitología mesiánica de Estados Unidos como una “ciudad luminosa en una colina” para prepararse para una verdadera guerra mundial contra la entonces Unión Soviética, y al mismo tiempo para librar una guerra interna contra estos logros en materia de derechos civiles. Se forjó una coalición republicana con un grupo de movimientos evangélicos cristianos basados en una interpretación textual de la Biblia para forjar una base de lo que se ha convertido en un movimiento fascista cristiano que alcanzó el poder en 2016 por medio de la impía unión de Trump con Mike Pence. Esto se convirtió en el núcleo de la base organizada del régimen de Trump y Pence. Han entrenado y forjado a estas fuerzas en un sistema de creencias que está completa y peligrosamente desconectado de la realidad concreta.

Este es un movimiento con un gran sector que cree en el “fin de los tiempos”, en el que creen que ellos —los fieles— serán raptados, transportados mágicamente, hasta el cielo y por lo tanto ninguna otra cosa importa — al infierno (literalmente) con el medio ambiente, con el peligro de una guerra nuclear y con todas las personas que ellos consideran que no son humanos y a los cuales ellos consideran que más vale eliminarlos.

Este movimiento ha coexistido con toda una cultura y medios de comunicación fascistas que han estado entrenando a millones de personas en un modo de pensar de “lo que nos beneficia a nosotros, a mí, es verdad, porque nosotros queremos / yo quiero que así sea”. Sin criterios de evidencia real. Esta forma de pensar —lo que a mí me beneficia— se expresa en que ellos toman el concepto muy estadounidense de la libertad absoluta del individuo (que es una imposibilidad indeseable) como el bien mayor. Estamos viviendo y muriendo con esto en los moralmente enfermos y en la verdadera propagación enfermiza del virus en su negativa a usar máscaras expresada como “Mi derecho a ser un imbécil, triumpfa sobre tu derecho a vivir”, y especialmente si eres latino, negro o indígena.

Este “sistema de creencias” fascista está apuntalado por dos pilares gemelos del chovinismo pro estadounidense que se niega a examinar la historia y la realidad actual de Estados Unidos, que ha puesto a este país en la posición vampírica de chuparle la sangre vital al resto del mundo —los niños en El Congo que excavan en condiciones tóxicas en busca de metales preciosos para nuestros teléfonos móviles, o las mujeres que se arriesgan la vida en las peligrosas maquiladoras de prendas de vestir de Bangla Desh—, una humanidad cuya vida y trabajo se están vertiendo en la riqueza de Estados Unidos y sus aliados y rivales imperialistas. Todo ello cuenta con el apuntalamiento de una epistemología en la que los hechos están subordinados a su deseo de beneficiarse a sí mismos y vengarse de aquellos que creen que se interponen en el camino de su mayor atracón.

Pero, esperen, también tenemos que examinar la epistemología de las capas progresistas y liberales, todos aquellos que han estado indignados con el régimen de Trump y Pence, pero que a lo largo de cuatro años en su inmensa mayoría no reconocieron ni tomaron en cuenta lo que este régimen es — un régimen fascista con consecuencias nefastas para la humanidad en Estados Unidos y en todo el mundo, y que hasta este momento se han negado no sólo a reconocer el fascismo, sino a actuar en su contra de la única manera en que realmente podría sacudirlo y ponerlo en marcha atrás, al tomarse las calles en protestas sostenidas no violentas. Aunque sé que estas personas “decentes”, indignadas por la intolerancia de los trumpistas, quizá se sientan incómodas al enfrentarse a la realidad de que su complacencia, y la puesta de su fe, en las instituciones y los procesos políticos normales, en particular en el Partido Demócrata, también se basa en la realidad de vivir en la cima de la cadena alimentaria del capitalismo-imperialismo.

El pasado abril, el líder revolucionario Bob Avakian (BA) escribió un artículo titulado: “Teorías de conspiración, ‘certeza’ fascista, parálisis liberal o un enfoque científico de cambiar el mundo”. Voy a leer un pasaje sustancioso de este artículo porque concentra gran parte de lo que ha plagado a los millones de personas progresistas de modo que no actúen de la manera que deberían para sacar a este régimen del poder.

    Aunque la gente en el ámbito de la medicina procede sobre la base de un enfoque científico y, en el contexto de esta crisis del coronavirus, los “liberales” insisten en que ahora es de vital importancia “escuchar a los científicos”, durante demasiado tiempo los “liberales” y los “progresistas” se han dejado paralizar por un agnosticismo relativista, con una carencia —y a menudo incluso con un rechazo de la idea misma— de la certeza (con nociones ridículas como “¿Cómo puedes saber lo que es realmente cierto? Nadie puede decir que su verdad es más grande que la verdad de otra persona”, y así sucesivamente). Mientras tanto, las fuerzas fascistas, caracterizadas por una verdadera mentalidad de la edad de las tinieblas, y firmemente convencidas de la “verdad” de toda suerte de teorías de conspiración lunáticas que promueven “valores” y objetivos fascistas, están abrazando con entusiasmo un filisteísmo cruel, con un deliberado rechazo al pensamiento crítico, con una oronda ignorancia, desafío y denigración de la ciencia y del método científico.

    Dicho de otra manera, en términos de las principales tendencias de la sociedad en su conjunto: los que tienen la mayor certeza son los que están más desconectados de la realidad.

    Lo que complica más la situación y lo que es una dimensión adicional de este problema es el hecho de que, si bien no comparten sino que se oponen firmemente a los “valores” y objetivos de los fascistas, muchas de las masas básicas, que están duramente oprimidas bajo este sistema, también sospechan de la ciencia y del análisis con base científica e incluso se inclinan por rechazarlos. Pero esto también las deja vulnerables a toda una sarta de “teorías de conspiración” infundadas y otras ideas erróneas y nocivas, como la noción de que no importará nada de lo que la gente haga porque “todo está en manos de Dios”.

Existe tanto un gran peligro como la falta de un camino hacia adelante para los intereses de la humanidad en una sociedad y cultura de “historias” o narrativas que se compiten entre sí — en la que tú tienes tu narrativa y ella la suya, y yo la mía. Tenemos diferentes experiencias y éstas pueden contribuir a nuestra comprensión del mundo en que vivimos... pero para comprender realmente el mundo, se necesita una comprensión científica que parte del hecho de que existe una sola realidad que tiene muchas capas y complejidad, pero existe un solo mundo objetivo. La ciencia significa recabar evidencia y buscar los patrones en esa evidencia para revelar las conexiones y las vías para identificar y comprender las causas subyacentes que dan lugar a esa evidencia, y luego desarrollar las formas de actuar para incidir en esa realidad. Esto es cierto el que seas un científico que trabaja para descubrir los anticuerpos para impedir la propagación de la Covid, o, que estás estudiando la capa de ozono para salvar el medio ambiente, o estás aplicando el método científico para superar la explotación y la opresión, las guerras y las divisiones que asuelan a la humanidad.

Bob Avakian agrega:

    La verdad de algo no depende de quién lo diga o de cómo te haga sentir. Cuando algo proviene de una fuente que te gusta, eso no lo hace verdad; y cuando algo proviene de una fuente que no te gusta, eso no lo hace falso. Y la verdad no es un “concurso de popularidad”. Cuando mucha gente cree algo, eso no lo hace verdad; y cuando solamente unas pocas personas creen algo, eso no lo hace falso.

    La verdad es objetiva — lo que quiere decir: el que algo sea cierto o no depende de si corresponde a la realidad material…. [BA continúa:] Para separar lo que es falso de lo que es cierto y tener bases firmes en términos de conocer las cosas, hace falta el método y enfoque científico de la realidad — y sí, una certeza con una base científica, donde dicha certeza puede y debe establecerse.

Veamos un breve ejemplo de cómo podemos aplicar la ciencia a la sociedad: ¿cómo podemos decir que hay una línea directa desde la Confederación esclavista hasta el fascismo del régimen de Trump y Pence? Podemos empezar por trazar su desarrollo en la historia de Estados Unidos — comenzando con la esclavitud escrita en los documentos fundacionales de Estados Unidos; su centralidad para el desarrollo de la riqueza en Estados Unidos desde el siglo 17 hasta el siglo 20; la traición de la Reconstrucción que abrió paso al comienzo de la era de los linchamientos y del Jim Crow; hacia la era actual del Nuevo Jim Crow, en la que la policía desempeña el papel del Ku Klux Klan; y la supremacía blanca abierta que se evidenció en el intento del régimen de Trump y Pence de descartar los millones de votos de los negros en las ciudades que votaron por Biden. Podría examinar otras cosas aquí, pero lo que importa es que —al igual que en el mundo natural—, hay que ir a estudiar la evidencia, en este caso, la historia y además las fuerzas económicas y políticas subyacentes que impulsan esta supremacía blanca, todo lo cual está disponible en artículos y películas en revcom.us.

El método científico está en el corazón de la obra de Bob Avakian y es un aspecto definitorio de su dirección. BA ha desarrollado cualitativamente la ciencia del comunismo, la ciencia de la revolución, para trazar el camino hacia la emancipación de toda la humanidad. Piénselo: ¿qué significaría si bajo un sistema totalmente diferente que no opusiera las personas las unas contra las otras simplemente para sobrevivir de la manera en que forma el modo de pensar de las personas hoy, sino que hubiera una epistemología compartida de basar nuestras vidas y decisiones en un proceso colectivo de descubrir y actuar a partir de lo que realmente es verdad? Esto, como ha dicho BA, es lo que se necesita para llegar a un mundo más allá de donde no existe la ley del más fuerte. BA ha dicho que hay un lugar donde la epistemología y la moral se encuentran. Esto se expresa en el carácter personal de Bob Avakian y es un distintivo de los principios del nuevo comunismo que repudian completamente la noción de que “los fines justifican los medios”, y que la “verdad” es solamente un “instrumento” de los objetivos deseados, en lugar de lo que realmente es: un reflejo correcto de la realidad objetiva.

A todos los que rechazan la anti-ciencia del régimen fascista de Trump y Pence y el peligroso movimiento que han forjado hasta llegar a los más altos niveles del gobierno, incluso el dominio de la Corte Suprema, esta presentación es un reto y una invitación a reconocer de manera consecuente y con principios la importancia de la ciencia y aplicarla no sólo donde te sientas cómodo en la prevención y curación de la Covid, sino como BA concluye en el artículo que estoy citando:

    …seguir la verdad adondequiera que conduzca, particularmente respecto a cuestiones históricas, sociales y políticas — porque a lo que lleva es a demoler las preciadas ilusiones y prejuicios de los “liberales” con respecto al rol concreto de esta “gran democracia estadounidense”, a lo largo de su historia y por todo el mundo; la naturaleza concreta del sistema bajo el cual vivimos, el capitalismo-imperialismo; y la verdadera experiencia de la lucha revolucionaria contra este sistema, y más particularmente la experiencia del movimiento comunista y las sociedades socialistas que ha gestado.

Un mundo mejor es posible. Existe una manera en que todos pueden participar en conocer y cambiar el mundo —en oposición al fascismo del régimen de Trump y Pence, y aún más fundamentalmente en dar un salto radical más allá de este sistema capitalista-imperialista (que ha engendrado este fascismo) mediante la realización de la revolución y la creación de un mundo mucho mejor— para conseguir ese futuro, se necesita el método y enfoque científico del nuevo comunismo.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net