worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Una muerte en la línea

Anastasio Rojas golpeado salvajemente por Agentes

Por Mariana Martinez
La Prensa
4 de junio de 2010

Las luces amarillas apenas iluminaban levemente el bulto que era el cuerpo y era difícil saber si estaba sangrando o cubierto en sudor.

Segun recuerda “Juan” un migrante de 62 años quien pidió no revelar su identidad a los medios, Anastasio Hernández Rojas, de 35 años de edad iba en el camión con otras 14 personas.

Todos estaban esposados y tristes.

Juan y otros cuatro hombres fueron repatriados primero.

Los agentes de emigración mexicana (INAMI) les indicaron que podían hacer una llamada y fue al estar haciendo fila para llamar a su familia en Guadalajara, que Juan escuchó los gritos de un hombre, se asomó por la reja y vio a seis agentes golpeando a Anastasio.

“Lo golpeaban con saña” cuenta, “Todos corrimos a la reja y podíamos ver como llevaban a Anastasio arrastrando, le daban con todo: patadas, codazos, macanazos, se sentaban arriba… en un punto, lo arrastraron atrás de un camión del estacionamiento, como para esconderlo, porque ahí los podía ver mucha gente, entre agentes, migrantes, personas que venían del otro lado de compras…”

Juan recuerda que una mujer gritaba —los americanos están medio matando a un muchacho—los transeúntes con sus celulares grabando, un agente del INAMI grabando también con la cámara de su teléfono y hasta un miembro de la marina Mexicana lamentó no poder entrar al otro país, a solo pasos de donde estaban todos viendo, escuchando la golpiza.

“Luego llegaron más y más, llegó el momento en que eran como 20, pegándole todos, había de todos los uniformes; verdes (Patrulla Fronteriza) azules (CBP), azul marino con las siglas ICE, incluso los de gris, que manejan los camiones que nos avientan a México, todos le estuvieron pegando” recuerda Juan.

“Le pusieron la pistola de electricidad y salía volando el cuerpo, se revolcaba y aunque no se estuviera ni moviendo no le dejaron de pegar….los gritos eran horrendos, se escuchaban por el pasillo que lleva a Tijuana y ahogaba el sonido de la puerta de metal que suena, clank clank, clank, clank.”

Anastasio, dejo de respirar y los agentes realizaron maniobras de resucitación cardiopulmonar, luego llegó la ambulancia para transportarlo al hospital Scripps de Chula Vista.

Otro de los testigos, que llamaremos Víctor, estaba cruzando hacia Tijuana luego de un día de trabajo cuando escucho el alboroto.

“Me atrevo a decir que fueron sanguinarios” dijo Víctor, “el hombre estaba ahí sin moverse durante 30 minutos hasta que fue levantado, se veía como si ya estuviera muerto.” Veinticuatro horas después los médicos lo declararon con muerte cerebral.

Su esposa y sus cinco hijos —dos de ellos gemelos de 4 años—, sólo supieron del paradero de su padre cuando fue a buscarlos un detective de la Policía de San Diego quien les dijo las condiciones de salud pero no el motivo de sus heridas.

Anastasio, había vivido 25 años en San Diego, había sido deportado el martes pasado y estaba intentando regresar a su vida en California.

Al ver que no había remedio, dieron permiso para retirarlo del respirarador que lo mantenía palpitando.

“Sentimos que a nosotros también se nos acaba la vida” dijo la prima de Anastasio, Verónica, “porque se deja una esposa, cinco hijos, no hay razón para que haya sucedido algo así, que se haga justicia por favor, es lo que nos queda.”

Las preguntas sobre el caso fueron rápidamente remitidas a la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP),—agencia a la que pertenece el agente que presuntamente uso la pistola eléctrica en contra de Anastasio—, por lo que la vocera Jackeline Dizdul asegura que según los oficiales quienes estaban a cargo de la repatriación, Anastasio se había tornado violento.

"A pesar de que se le pidió en repetidas ocasiones dejar de pelear, el sujeto continuo con su actitud por lo que un agente sacó una pistola eléctrica para controlarlo y preservar su seguridad” explicó la vocera, “fue atendido por personal de emergencia y llevado a un hospital local, por lo que el incidente está bajo investigación.”

El caso ha sido tomado por la Policía de San Diego para determinar si hay evidencias de abuso de fuerza pero esto ha sido tomado con reserva por observadores de los derechos civiles y humanos.

“En un momento en el que el debate migratorio se ha intensificado y polarizado al país, es aún más urgente que nunca  que los agentes federales sean entrenados para hacer valer la ley pero también respetar los derechos humanos” dijo Cristian Ramirez, director nacional del Comite de Amigos Americanos, “Esto no hubiera sucedido con una ley migratoria justa, con entrenamiento para los oficiales y un proceso transparente de investigación de quejas.”

Y es que el publico fronterizo aún no recibe las conclusiones del último caso de abuso de fuerza en la frontera, la muerte de Oscar García Barrios un migrante de 22 años, con documentos que trabajaba de mesero en San Diego y fue asesinado en San Isidro el 18 de mayo del 2006 por la Patrulla Fronteriza cuando se dirigía a Tijuana.

Tampoco han sido publicados los datos de la investigación de Guillermo Martínez fue asesinado por la espalda en diciembre del 2005 de un balazo cuando regresaba a territorio nacional ni de otros casos similares.

“En este último caso no sabemos de una sanción ejemplar, ni siquiera de una sanción como tal: simplemente al agente fronterizo lo cambiaron de adscripción y ese es el temor, que vuelva a suceder en este caso”, dijo Heriberto García García, ombudsman de la Comisión de Derechos Humanos en Baja California.

Hasta el momento, la investigación policial arroja que Anastasio y su hermano habían sido detenidos unas horas antes, bajo sospecha de haber ingresado de manera indocumentada a Estados Unidos y había sido procesado en la estación de emigración de Chula Vista, casi de manera inmediata.

Su hermano Pedro Pablo, —quien sigue bajo custodia federal—, dijo a los policías que su hermano estaba lastimado, luego de que un agente de la Patrulla Fronteriza le golpeara la pierna donde había sido operado y en la cual todavía tenía clavos de metal.

El recién publicado examen toxicológico de Anastasio arroja que tenía restos de metaanfétamina en su organismo.

“Habrá primero que corroborar este dato, porque no hay claridad sobre si él tenía un problema de adicción, pero esa no es la pregunta legal” según dice Andrea Guerrero representante de ACLU en San Diego.

“La pregunta legal es si hubo uso excesivo de fuerza y lo preocupante en este caso es el grado de opacidad con que se realizan estas investigaciones” agregó la abogada y activista, “es decir ¿cuales fueron las circunstancias que llevaron a la muerte de Rojas?, ¿quién hace las investigaciones, lo hará de manera justa?, ¿quién vigila a los que nos vigilan? porque si esto puede estar pasando frente a media centena de personas, ¿que sucede a puerta cerrada?”

En la cámara de Diputados de México se ha planteado ya llevar el caso a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y activistas de ambos lados de la frontera plantean seguir muy de cerca el procedimiento del caso, ya que temen que este nunca llegue a ver un juicio público en el que se conozcan todas las pruebas y se castigue a quien resulte responsable.

“En la frontera hay demasiada impunidad”, lamentó Ramírez, “estos casos siguen acumulándose como inconclusos, como muertes que no son esclarecidas como nos merecemos todos”.

ACTUALIZACIÓN:

La oficina forense de San Diego, determinó el Miércoles como homicidio la muerte del hombre mexicano que fue golpeado y le aplicaron descargas eléctricas mientras estaba en custodia de agentes de E.U.

Anastasio Hernandez Rojas murió de un paro cardiaco, reveló la autopsia, pero también fueron factores contribuyentes el abuso de metanfetaminas e hipertensión arterial.

El gobierno de México condenó los hechos y ha demandado a través de canales diplomáticos una investigación exhaustiva.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net