worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

EE.UU. se desquita contra Wikileaks

Revolución #220, 19 de diciembre de 2010

El 7 de diciembre, Julián Assange, director del centro noticioso del Internet Wikileaks, se entregó en una comisaría de policía de Londres. Durante semanas antes de su detención, Wikileaks empezaba a lanzar cientos de miles de cables diplomáticos de las embajadas de EE.UU. en todo el mundo, y las amenazas en su contra de los gobiernos y las agencias de policía en los EE.UU. y Europa se amontonaban.

Represión en toda la cancha

En particular, el gobierno de EE.UU. desató una represión en toda la cancha, amenazas, engaños y manipulaciones en un esfuerzo furioso de silenciar a Julián Assange y cerrar Wikileaks. El periodista Glenn Greenwald dijo en una entrevista: "Lo que sea que usted piense de Wikileaks, ellos no han sido acusados de ningún delito, ni siquiera acusados o condenados. Sin embargo, mira lo que les ha sucedido. Han sido retirados del Internet... sus fondos han sido congelados... figuras de la prensa y políticos han pedido su asesinato y de que sean etiquetados como una organización terrorista" (Democracy Now!, 7 de diciembre de 2010).

Figuras políticas de peso de EE.UU. clamaban por la captura de Assange, incluso su asesinato. El senador republicano Mitch McConnell dijo que Assange es un "terrorista de alta tecnología", y Newt Gingrich dijo que es un "terrorista de la información" que debe ser detenido como un "combatiente enemigo". El influyente columnista derechista William Kristol preguntó: "¿Por qué no podemos usar nuestros recursos diversos para acosar, agarrar o neutralizar a Julián Assange y sus colaboradores, estén donde estén? ¿Por qué no podemos desbaratar y destruir Wikileaks tanto en el espacio físico como en el ciberespacio, en la medida de lo posible?" Sarah Palin, escribió en su página de Facebook: "¿Por qué no se le persigue (a Assange) con la misma urgencia con la que se persigue a Al Qaeda y a los líderes talibanes?"

Las palabras figuradas tipo mafia utilizadas por estas personas estaban claramente estipuladas en el sentido de que los EE.UU. debería utilizar sus recursos para perseguir y matar a Assange.

Otros estados imperialistas se unieron a la caza. Suecia emitió de nuevo una orden de arresto contra Assange por cargos de violación, con base en una denuncia hecha a principios de este año, y que había sido retirada días después y posteriormente levantada de nuevo. A continuación, la Interpol publicó una "aviso rojo" para Assange el 1º de diciembre, lo que significa que estaba en su lista de los más buscados, que es una maniobra extraordinaria.

Assange, que es un ciudadano australiano, se convirtió en un "apátrida". Se vio obligado a vivir clandestinamente, en movimiento constante. Eric Bresson, del Ministerio de Industria del gobierno francés, dijo que habrá "consecuencias" para cualquier empresa francesa que ayude a mantener Wikileaks en línea en Francia. Tom Flanagan, antiguo director de campaña para el primer ministro canadiense Stephen Harper dijo que Assange "debería ser asesinado, en realidad. Creo que Obama debería encomendar un contrato y tal vez utilizar un avión no tripulado o algo así" (citado en el Montreal Gazette, 5 de diciembre de 2010).

El 27 de noviembre, el Departamento de Estado de los EE.UU. envió una carta a varias entidades financieras y compañías de Internet diciéndoles que consideraba las actividades de Wikileaks ilegales en los EE.UU. A continuación, el 1º de diciembre, el senador Joe Lieberman, presidente de la Comisión de Seguridad Interna, pidió a "cualquier otra empresa u organización que le acoja a Wikileaks de terminar inmediatamente su relación con el sitio. Los actos ilegales, escandalosos y temerarios de Wikileaks han puesto en peligro nuestra seguridad nacional y ponen en riesgo vidas alrededor de todo el mundo. Ninguna empresa responsable —ya sea norteamericana o extranjera— debería ayudar a Wikileaks en sus esfuerzos para difundir estos materiales robados" (citado en UK Guardian, 1º de diciembre de 2010).

El llamado de Lieberman señaló un apretón de las clavijas financieras internacionales destinado a eliminar a Wikileaks del Internet y cortar su financiación. Post Finance, el banco suizo que tiene la cuenta personal de Assange, le congeló sus fondos, privando a Assange y Wikileaks de alrededor de 130.000 dólares americanos. Pronto PayPal, Amazon, Visa y Mastercard cortaron a Wikileaks. Un sostenido embate cibernético de "denegación de servicios" a Wikileaks logró cerrar su sitio web. En un asalto extraordinario, el proveedor "domain name service" (DNS) le cortó su servicio a Wikileaks, lo que significa que el sitio Wikileaks ha perdido su dirección electrónica www.wikileaks.org y ya no era accesible a los internautas. En la lucha para mantener en línea y funcionando el sitio, en cosa de horas nuevos  proveedores en otros países le dieron servicio y al cierre de esta edición, se puede acceder a la página en www.wikileaks.ch (en Suiza).

De nuevo, es necesario recalcar, ni Wikileaks ni Assange han sido acusados de ningún delito relativo de los documentos. Dado que no han levantado cargos, no ha habido ningún juicio ni salvaguardas con que cualquiera debería contar como derechos fundamentales y básicos. Pero Assange ha sido perseguido, amenazado y en esencia es blanco de un contrato permanente total en su contra de parte de gente muy "respetada". Representantes de gobiernos junto con importantes corporaciones le han negado al grupo del cual es parte la capacidad de funcionar en el Internet y han congelado sus fondos, en el mismo momento en que está cayendo bajo ataque judicial y extrajudicial. Además, Assange literalmente está luchando por su supervivencia política y personal. Han destripado la idea de "ser inocente hasta que se pruebe lo contrario", y ahora mismo, ¡hasta ser inocente hasta que le levanten cargos!

Eso no es todo. Incluso el acto de mirar a Wikileaks y su tesoro de documentos y publicarlos en las páginas de Facebook o en los correos electrónicos se han visto amenazados. En la Universidad de Columbia, la Universidad de Boston y la Universidad Estatal de Michigan se enviaron cartas a los estudiantes diciendo que sus oportunidades de carrera se verían comprometidas si se encontraran yendo a Wikileaks. La carta de la oficina de servicios de carreras de la Universidad de Boston decía: "Dos grandes factores en la contratación para muchas posiciones en el gobierno federal son: determinar si los solicitantes tienen el buen juicio y si saben cómo manejar información confidencial o clasificada. Los documentos entregados por Wikileaks permanecen clasificados, por lo que leerlos, entregarlos a otros o comentarlos puede ser considerado una violación de la Orden Ejecutiva 13526, Información Clasificada de Seguridad Nacional. Vea la Sección 5.5 (Sanciones)".

En oposición a estos esfuerzos, Assange permanece desafiante e impenitente, y gente en todo el mundo ha estado trabajando para mantener Wikileaks en línea y con financiación, y así garantizar que la divulgación del material que Wikileaks tiene en sus archivos vaya a continuar. Han aparecido cientos de páginas web espejo por todo el mundo.

Unos medios de comunicación cómplices y sumisos

Algunos de los materiales liberados por Wikileaks han sido publicados en los principales periódicos, como el UK Guardian, el New York Times y Der Spiegel. Pero el objetivo principal, la cobertura y sobre todo los comentarios sobre Wikileaks y Assange ha sido el de sumarse a la denigración de Assange, y no el de informar en serio sobre lo que las denuncias de Wikileaks revelan acerca del funcionamiento del estado imperial.

Marc Thiessen, un columnista prominente para el Washington Post, escribió el 3 de agosto: "Seamos claros: WikiLeaks no es una organización de noticias, es una empresa criminal... Las acciones [de Wikileaks] probablemente son una violación de la Ley de Espionaje, y podría decirse que constituyen apoyo material para el terrorismo".

Los hechos son en realidad muy básicos. Los medios de comunicación en Estados Unidos siempre han sido en lo fundamental un instrumento del imperialismo, pero desde el 11 de septiembre de 2001, este hecho se ha manifestado de manera más descarada y directa. Se evidenció muy agudamente antes y durante la invasión y guerra de Irak, cuando los medios cacareaban y realzaban la mentira de que Irak escondía "armas de destrucción masiva". Y sobre todo desde que George Bush y compañía iniciaron la "guerra contra el terror", los medios de comunicación principales en los EE.UU. y otros países imperialistas han repetido cualquier mentira y engaño que le son puestos a la boca por los voceros de la Casa Blanca y el Pentágono. Constantemente —y sin falta— han creado opinión pública a favor de guerras injustas, con todos sus horrores, incluyendo la tortura, así como la represión sin precedentes, como la detención generalizada de personas quienes ni siquiera fueron acusadas de tener ninguna conexión con el 11 de septiembre.

Los "periodistas encamados" cuentan la historia de invasiones y ocupaciones imperialistas desde el punto de vista de un ejército invasor, con poca o ninguna pretensión de "objetividad". Aceptan sumisamente los dictados del Pentágono sobre los lugares que pueden visitar y qué información pueden cubrir. Ante todo, con pocas excepciones, no buscan ni se reportean los crímenes ordenados y cometidos por el gobierno y fuerzas armadas de EE.UU.; y cuando tales crímenes han salido a la luz, no cuestionan con ninguna seriedad las justificaciones y evasivas que ponen para las guerras, la tortura, el espionaje, la muerte de un sinnúmero de niños, el uso de aviones no tripulados contra civiles y las demás barbaridades en el centro de la "guerra contra el terror" que EE.UU. ha librado bajo Bush y Obama.

En el caso de Assange, las violaciones de estas "reglas del juego" del periodismo establecido aceptable han suscitado una sarta de viles ataques. La naturaleza de Wikileaks —una fuente periodística que pone en la red los materiales que estén puestos a su disposición— ha sido tergiversada y ha sido descrita con muchas palabras que no corresponden a la realidad. Las personas que piden la persecución y hasta el asesinato de Assange reciben cobertura de manera favorable por la prensa establecida y grande, pero no se permite que casi ninguna defensa de Assange le llegue al público en general. Además, Assange ha sido blanco de difamaciones sin freno, por ejemplo, en un artículo de primera plana de la edición dominical del New York Times que juntó toda clase de calumnias sin fundamento y no corroboradas en lo que se conoce como "una nota para desacreditar", o sea, un "perfil" con el propósito específico de arruinar la reputación de alguien. ("WikiLeaks Founder on the Run, Trailed by Notoriety", New York Times, 23 de octubre de 2010)

Como escribió el bloguero Chris Floyd esta semana: "[Wikileaks] es una fuente noticiosa al igual que la CNN, ABC, CBS, Fox y otros medios de comunicación establecido, en los cuales hemos presenciado un interminable desfile de funcionarios, ¡y periodistas!, pidiendo que procesen o hasta que de plano maten a Assange. Se puede usar todos los argumentos que están saliendo a favor de cerrar Wikileaks en contra de cualquier empresa periodística que publique material que es del desagrado de gente poderosa".

Y alguna gente ya está empezando a plantear ese argumento. Joe Lieberman pide que el gobierno federal investigue al New York Times con el fin de determinar si éste ha violado la Ley de Espionaje de 1917 al publicar algunos de los documentos. Lieberman dijo: "Desde luego, creo que Wikileaks ha violado la Ley de Espionaje. El New York Times ha cometido al menos un acto de mala ciudadanía. Independientemente de que éste haya cometido un delito, me parece que corresponde una indagación muy intensa de parte del Departamento de Justicia. ¿Por qué juzgan delitos? Pues, si no lo hacen, otros van a hacerlo pronto, de nuevo. Temo que eso es lo que vaya a pasar en este caso".

Apretar las clavijas, aumentar lo que está en juego

Hace poco, en 2008, el semanario The Economist le dio a Wikileaks el "premio de nuevo medio informativo" de ese año. Poco después, el New York Daily News puso a Wikileaks en primer lugar en un listado de "sitios web que podrían cambiar totalmente las noticias".

Pero todo eso empezó a cambiar dramáticamente cuando Wikileaks lanzó su primera tanda de expedientes en abril de 2010, lo que revelaron, entre muchas otras atrocidades, el video Asesinato colateral (éste se halla en línea en inglés en collateralmurder.com). El video muestra el asesinato a sangre fría contra periodistas y civiles iraquíes por las fuerzas militares de EE.UU. Hoy, está en marcha un embate total para impedir que exista Wikileaks o cualquier entidad parecida en los días por venir.

Incluso en los mejores tiempos, los derechos democráticos que existan en EE.UU. están bajo un férreo control y restricción. En lo principal, ni siquiera se extienden tales derechos a grandes sectores de la población, por ejemplo, los inmigrantes o las masas básicas de los ghettos y barrios. De rutina se lleva a cabo espionaje y hostigamiento contra las personas o los grupos que no están de acuerdo con la política del gobierno. En el caso de aquellos que abogan por un cambio fundamental o que representan éste, entre ellos los revolucionarios, se siente aún más fuertemente la afilada navaja de todo esto, incluso con el encarcelamiento bajo cargos falsos y el asesinato.

Eso se debe a que el gobierno de EE.UU. es de fondo una dictadura, un estado cuyo dominio se impone con ejércitos y policías, tribunales y cárceles, en una palabra, el uso de la violencia; y esa violencia se aplica en beneficio de la clase capitalista imperialista y su "libertad" de explotar, saquear y oprimir a personas por todo el mundo. Dado que los documentos divulgados por Wikileaks dan una vislumbre de una parte de la manera en que se hace todo eso, en estos momentos se está blandiendo la afilada navaja de esta dictadura de manera abierta con Julián Assange y Wikileaks en la mira.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net