worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Por qué los demócratas no pelean
Y por qué TÚ SÍ DEBES

Sunsara Taylor

No es ningún secreto que millones de personas están profundamente frustradas y se sienten traicionadas por los demócratas. Para muchas, el colmo fue que los demócratas ni hicieron el intento de censurar a Bush cuando salió a la luz que estaba espiando a los ciudadanos.

El momento no podía ser más oportuno. El nivel de aprobación del presidente estaba por los suelos (34%); la guerra contra Irak ha creado una guerra civil y la mayoría de los soldados quieren salir de ahí; y el presidente cayó con las manos en la masa: dijo que jamás mandaría a intervenir conversaciones sin orden judicial, y era una GRAN MENTIRA. El muy caradura violó la ley. El 62% del país estaba a favor de un voto de censura, inclusive el 29% de los republicanos.

Pero cuando el congresista demócrata Russ Feingold propuso un voto de censura, solo otros dos demócratas lo apoyaron.

En los últimos meses he recorrido el país y he participado en muchas conversaciones. En todas partes he oído esta pregunta: “los demócratas tendrían tanto apoyo, ¿por qué no pelean?”.

¿Es que no nos damos cuenta de que los demócratas votan año tras año por la guerra y por más represión?

Fijémonos que Hillary Clinton se queja de que “perdimos un tiempo crucial con Irán porque la Casa Blanca decidió restarle importancia a las amenazas y encomendar a otros las negociaciones… hay que darle una señal clara al gobierno de Irán de que estamos considerando todas las opciones”.

Joe Biden habla en serio cuando afirma: “Las fuerzas armadas de Estados Unidos deben ser las primeras del mundo. Usaremos la fuerza cuando tengamos que hacerlo, inclusive de modo preventivo, sin pedirle permiso a nadie”.

¡Los demócratas no quieren representar los deseos de los millones de personas que han salido a la calle a protestar contra las guerras preventivas e inmorales de este gobierno!

Escuchemos cuando Harry Reid recalca: “Como he afirmado muchas veces, los demócratas apoyan los poderes de la Ley Patriota. Votamos a favor de la ley en 2001 y apoyamos unánimemente la reautorización en el Senado el verano pasado. En los últimos meses hemos puesto atención para que ninguna cláusula expire durante las negociaciones de la prórroga a largo plazo de esta ley”.

Estas afirmaciones de los demócratas no tienen nada que ver con los deseos de los habitantes de más de 400 ciudades (el 62% de la población) que se pronunciaron en contra de la Ley Patriota.

No es que los demócratas no nos escuchen; ¡es que son IMPERIALISTAS! Y no se puede confiar en ellos para que nos representen.

Este imperio está en transición, como explica Bob Avakian. Los efectos de la globalización imperialista están desgarrando el mundo: enormes desplazamientos, trastornos sociales, y una producción internacional más agilizada y competitiva. Esta situación lleva a los imperialistas a tratar de solidificar su posición como única superpotencia del planeta. Estados Unidos ve dentro de sus fronteras una sociedad que rebosa descontento, incapaz de asimilar a millones de inmigrantes sobreexplotados, asolada por la incertidumbre económica, y en peligro de desgarrarse por conflictos sobre el papel de la mujer y por la situación de los negros. Por eso los imperialistas tratan de frenar y contener todo esto por medio de represión, patriotismo y más religión tradicional.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net